Iniciar Sesión

MISA MIÉRCOLES DE LA QUINTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Miércoles, 2015-02-11 lo siguiente:

  • Nuestra Señora de Lourdes 2015:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Yo haré derivar hacia ella, como un río, la paz

    Lectura del libro de Isaías 66, 10-14c

    Festejad a Jerusalén, gozad con ella, todos los que la amáis, alegraos de su alegría, los que por ella llevasteis luto. Mamaréis a sus pechos y os saciaréis de sus consuelos, y apuraréis las delicias de sus ubres abundantes. Porque así dice el Señor: «Yo haré derivar hacia ella, como un río, la paz, como un torrente en crecida, las riquezas de las naciones. Llevarán en brazos a sus criaturas y sobre las rodillas las acariciarán;como a un niño a quien su madre consuela, así os consolaré yo, y en Jerusalén seréis consolados. Al verlo, se alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos florecerán como un prado;la mano del Señor se manifestará a sus siervos.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Jdt 13, 18bcde. 19 (R.: 15, 9d)

    R. Tu eres el orgullo de nuestra raza.
    El Altísimo te ha bendecido, hija, más que a todas las mujeres de la tierra. Bendito el
    Señor, creador del cielo y tierra. R.
    Que hoy ha glorificado tu nombre de tal modo, que tu alabanza estará siempre en la
    boca de todos los que se acuerden de esta obra poderosa de Dios. R.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Jn 2, 1-11

    Notas

  • MIÉRCOLES DE LA QUINTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén

    Lectura del libro del Génesis 2, 4b-9. 15-17

    Cuando el Señor Dios hizo tierra y cielo, no había aún matorrales en la tierra, ni
    brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre
    la tierra, ni había hombre que cultivase el campo.
    Sólo un manantial salía del suelo y regaba la superficie del campo.
    Entonces el Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un
    aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo.
    El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia Oriente, y colocó en él al hombre que
    había modelado.
    El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos
    de comer;además el árbol de la vida en mitad del jardín, y el árbol del
    conocimiento del bien y el mal.
    El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén, para que lo guardara
    y lo cultivara.
    El Señor Dios dio este mandato al hombre: —Puedes comer de todos los árboles del
    jardín;pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comas;porque el día
    en que comas de él, tendrás que morir.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 103, 1-2a. 27-28. 29bc-30

    V/. Bendice, alma mía, al Señor.
    R/. Bendice, alma mía, al Señor.
    V/. Bendice, alma mía, al Señor,
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.
    V/. Todos (ellos) aguardan a que les eches comida a su tiempo;se la echas, y la
    atrapan, abres tu mano, y se sacian de bienes. R/.
    V/. Les retiras el aliento, y expiran, y vuelven a ser polvo;envías tu aliento, y los
    creas, y repueblas la faz de la tierra. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre

    Lectura del santo Evangelio según San Marcos 7, 14-23

    En aquel tiempo, llamó Jesús de nuevo a la gente y les dijo: Escuchad y entended
    todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro;lo que sale de
    dentro es lo que hace impuro al hombre.
    El que tenga oídos para oír que oiga.
    Cuando dejó a la gente y entró en casa, le pidieron sus discípulos que les explicara
    la comparación.
    El les dijo: ¿Tan torpes sois también vosotros ? ¿No comprendéis ? Nada que entre
    de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón sino en el
    vientre y se echa en la letrina.
    (Con esto declaraba puros todos los alimentos) Y siguió: Lo que sale de dentro, eso
    sí mancha al hombre.
    Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las
    fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes,
    desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad.
    Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z