Iniciar Sesión

MISA MIÉRCOLES DE LA TRIGÉSIMA SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Miércoles, 2015-11-11 lo siguiente:

  • San Martín de Tours, obispo, Memoria 2015:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Is 61, 1-3a

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo Responsorial Sal 88, 2-3. 4-5. 21-22. 25 y 27

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Jn 13, 34

    Os doy un mandamiento nuevo -dice el Señor-: que os améis unos a otros, como yo
    os he amado.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Cada vez que lo hicisteis con mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 31-40

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Venid vosotros, benditos de mi Padre;heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.” Entonces los justos le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?;¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?;¿cuándo te vimos enfermo o en 1a cárcel y fuimos a verte?” Y el rey les dirá: “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.”»

    Notas

  • MIÉRCOLES DE LA TRIGÉSIMA SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Oíd, reyes, para que aprendáis sabiduría

    Lectura del libro de la Sabiduría 6, 2-12

    Oíd, reyes, y entended.
    Aprended, soberanos de los confines de la tierra.
    Estad atentos los que gobernáis multitudes y estáis orgullosos de la muchedumbre
    de vuestros pueblos.
    Porque del Señor habéis recibido el poder, del Altísimo la soberanía;él examinará
    vuestras obras y sondeará vuestras intenciones.
    Si, como ministros que sois de su reino, no habéis gobernado rectamente, ni
    guardado la ley, ni caminado siguiendo la voluntad de Dios, terrible y repentino
    caerá sobre vosotros.
    Porque un juicio implacable espera a los que mandan;al pequeño, por piedad, se le
    perdona, pero los poderosos serán poderosamente castigados.
    Que el Señor de todos ante nadie retrocede, no hay grandeza que se le imponga;al
    pequeño como al grande él mismo los hizo y de todos tiene igual cuidado, pero
    un examen severo espera a los que están en el poder.
    A vosotros, pues, soberanos, se dirigen mis palabras para que aprendáis sabiduría y
    no caigáis;porque los que guardaren santamente las cosas santas, serán
    reconocidos santos, y los que se dejaren instruir en ellas, encontrarán defensa.
    Desead, pues, mis palabras;ansiadlas, que ellas os instruirán.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 81, 3-4. 6-7

    V/. Levántate, oh Dios, y juzga la tierra.
    R/. Levántate, oh Dios, y juzga la tierra.
    V/. Proteged al desvalido y al huérfano, haced justicia al humilde y al necesitado,
    defended al pobre y al indigente, sacándolos de las manos del culpable. R/.
    V/. Yo declaro: «Aunque seáis dioses e hijos del Altísimo todos, moriréis como
    cualquier hombre, caeréis, príncipes, como uno de tantos». R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?

    Lectura del santo Evangelio según San Lucas 17, 11-19

    En aquel tiempo, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.
    Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se
    pararon a lo lejos y a gritos le decían: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.
    Al verlos, les dijo: Id a presentaros a los sacerdotes.
    Y mientras iban de camino, quedaron limpios.
    Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos,
    y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias.
    Este era un samaritano.
    Jesús tomó la palabra y dijo: ¿No han quedado limpios los diez?;los otros nueve
    ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios ? Y le
    dijo: Levántate, vete: tu fe te ha salvado.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z