Iniciar Sesión

MISA SÁBADO DE LA DÉCIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Sábado, 2015-06-13 lo siguiente:

  • San Antonio de Padua, presbítero y doctor de la Iglesia, Memoria 2015:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Is 61, 1-3a

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo Responsorial Sal 88, 2-3. 4-5. 21-22. 25 y 27

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lc 10, 1-9

    Notas

  • INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Elías oró, y el cielo derramó lluvia.

    1 Reyes 18, 41-46

    Dijo Elías a Ajab: «Sube, come y bebe, porque ya se oye el rumor de la lluvia.»
    Subió Ajab a comer y beber, mientras que Elías subía a la cima del Carmelo, y se encorvó hacia la tierra poniendo su rostro entre las rodillas.
    Dijo a su criado : «Sube y mira hacia el mar.» Subió, miró y dijo: «No hay nada.» El dijo: «Vuelve.» Y esto siete veces.
    A la séptima vez dijo: «Hay una nube como la palma de un hombre, que sube del mar.» Entonces dijo: «Sube a decir a Ajab: Unce el carro y baja, no te detenga la lluvia.»
    Poco a poco se fue oscureciendo el cielo por las nubes y el viento y se produjo gran lluvia. Ajab montó en su carro y se fue a Yizreel.
    La mano de Yahveh vino sobre Elías que, ciñéndose la cintura, corrió delante de Ajab hasta la entrada de Yizreel.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo 102

    R. El Señor es compasivo y misericordioso
    Bendice, alma mía, al, Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía al Señor, y no olvides sus beneficios. R.
    El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles. R.
    La misericordia del Señor dura por siempre, su justicia pasa de hijos a nietos: para los que guardan la alianza. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Cf. Lc 2, 19

    Dichosa es la Virgen María, que conservaba la palabra de Dios, meditándola en su corazón.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Conservaba todo esto en su corazón

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 41-51

    Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua.
    Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando
    terminó, se volvieron;pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran
    sus padres.
    Éstos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a
    buscarlo entre los parientes y conocidos;al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén
    en su busca.
    A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros,
    escuchándolos y haciéndoles preguntas;todos los que le oían quedaban
    asombrados de su talento y de las respuestas que daba.
    Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre:
    -«Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos
    angustiados.»
    Él les contestó:
    -«¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?»
    Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. Él bajó con ellos a Nazaret y siguió
    bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón.

    Notas

    • La fiesta del Inmaculado Corazón de María se celebra el sábado después de Corpus Christi. La Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús es el día anterior (viernes). La Iglesia celebra las dos fiestas en días consecutivos para manifestar que estos dos corazones son inseparables. María siempre nos lleva a Jesús. San Juan Eudes en el siglo XVII difundió esta devoción. Pero el gran propagador de esta devoción fue el gran Apóstol del siglo XIX, San Antonio Mª Claret. De su carisma brotaron los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María.
  • SÁBADO DE LA DÉCIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Al que no había pecado, Dios le hizo expiar nuestros pecados

    Lectura de la segunda carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 5, 14-21

    Hermanos: Nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por
    todos, todos murieron.
    Cristo murió por todos, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para el que
    murió y resucitó por ellos.
    Por tanto, no valoramos a nadie por criterios humanos.
    Si alguna vez juzgamos a Cristo según tales criterios, ahora ya no.
    El que es de Cristo es una criatura nueva: lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha
    comenzado.
    Todo esto viene de Dios, que por medio de Cristo nos reconcilió consigo y nos
    encargó el servicio de reconciliar.
    Es decir, Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, sin pedirle
    cuentas de sus pecados,
    y a nosotros nos ha confiado el mensaje de la reconciliación.
    Por eso, nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo os
    exhortara por medio nuestro.
    En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios.
    Al que no había pecado, Dios lo hizo expiar nuestros pecados, para que nosotros,
    unidos a él, recibamos la salvación de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 102, 1-2. 3-4. 8-9. 11-12

    V/. El Señor es compasivo y misericordioso.
    R/. El Señor es compasivo y misericordioso.
    V/. Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre.
    Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. R/.
    V/. El perdona todas tus culpas, y cura todas tus enfermedades;él rescata tu vida
    de la fosa y te colma de gracia y de ternura. R/.
    V/. El Señor es compasivo y misericordioso,
    lento a la ira y rico en clemencia;
    no está siempre acusando,
    ni guarda rencor perpetuo. R/.
    V/. Como se levanta el cielo sobre la tierra,
    se levanta su bondad sobre sus fieles;
    como dista el oriente del ocaso,
    así aleja de nosotros nuestros delitos. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Yo os digo que no juréis en absoluto

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 5, 33-37

    En aquel tiempo, dijo, Jesús a sus discípulos: Sabéis que se mandó a los antiguos:
    «No jurarás en falso» y «Cumplirás tus votos al Señor».
    Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios;ni
    por la tierra, que es estrado de sus pies;ni por Jerusalén, que es la ciudad del
    Gran Rey.
    Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo pelo.
    A vosotros os basta decir sí o no.
    Lo que pasa de ahí viene del Maligno.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z