Iniciar Sesión

MISA SÁBADO DE LA VIGÉSIMA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Sábado, 2015-08-29 lo siguiente:

  • El Martirio de san Juan Bautista, Memoria 2015:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El evangelio de esta memoria es propio. Diles lo que yo te mando. No les tengas miedo

    Lectura del libro de Jeremías 1, 17-19

    En aquellos días, recibí esta palabra del Señor: «Cíñete los lomos, ponte en pie y diles lo que yo te mando. No les tengas miedo, que si no, yo te meteré miedo de ellos. Mira;yo te convierto hoy en plaza fuerte, en columna de hierro, en muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes y príncipes de Judá, frente a los sacerdotes y la gente del campo. Lucharán contra ti, pero no te podrán, porque yo estoy contigo para librarte.» Oráculo del Señor.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 70, 1-2. 3-4a. 5-6ab. 15ab y 17 (R.: 15a)

    R. Mi boca contará tu auxilio.
    A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado para siempre;tú que eres justo,
    líbrame y ponme a salvo, inclina a mí tu oído, y sálvame. R.
    Sé tu mi roca de refugio, el alcázar donde me salve, porque mi peña y mi alcázar
    eres tú, Dios mío, líbrame de la mano perversa. R.
    Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud.
    En el vientre materno ya me apoyaba en ti, en el seno tú me sostenías. R.
    Mi boca contará tu auxilio, y todo el día tu salvación. Dios mío, me instruiste desde
    mi juventud, y hasta hoy relato tus maravillas. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Mt 5, 10

    Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los
    cielos.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista

    Lectura del santo evangelio según san Marcos 6, 17-29

    En aquel tiempo, Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel, encadenado. El motivo era que Herodes se había casado con Herodías, mujer de su hermano Filipo, y Juan le decía que no le era lícito tener la mujer de su hermano. Herodías aborrecía a Juan y quería quitarlo de en medio;no acababa de conseguirlo, porque Herodes respetaba a Juan, sabiendo que era un hombre honrado y santo, y lo defendía. Cuando lo escuchaba, quedaba desconcertado, y lo escuchaba con gusto. La ocasión llegó cuando Herodes, por su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea. La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes y a los convidados. El rey le dijo a la joven: -«Pídeme lo que quieras, que te lo doy.» Y le juró: -«Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino.» Ella salió a preguntarle a su madre: -«¿Qué le pido?» La madre le contestó: -«La cabeza de Juan, el Bautista.» Entró ella en seguida, a toda prisa, se acercó al rey y le pidió: -«Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista.» El rey se puso muy triste;pero, por el juramento y los convidados, no quiso desairarla. En seguida le mandó a un verdugo que trajese la cabeza de Juan. Fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una bandeja y se la entregó a la joven;la joven se la entregó a su madre. Al enterarse sus discípulos, fueron a recoger el cadáver y lo enterraron.

  • SÁBADO DE LA VIGÉSIMA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Dios mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros

    Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 4, 9-11

    Hermanos: Acerca del amor fraterno no hace falta que os escriba, porque Dios
    mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros.
    Como ya lo hacéis con todos los hermanos de Macedonia.
    Hermanos, os exhortamos a seguir progresando: esforzaos por mantener la calma,
    ocupándoos de vuestros propios asuntos y trabajando con vuestras propias
    manos, como os lo tenemos mandado.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 97, 1. 7-8. 9.

    V/. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud.
    R/. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud.
    V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas;su diestra le
    ha dado la victoria, su santo brazo. R/.
    V/. Retumbe el mar y cuanto contiene, la tierra y cuantos la habitan;aplaudan los
    ríos, aclamen los montes. R/.
    V/. Al Señor que llega para regir la tierra.
    Regirá el orbe con justicia y los pueblos con rectitud.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Como has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu señor

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 25, 14-30

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: Un hombre que se iba al
    extranjero llamó a sus empleados;y los dejó encargados de sus bienes: a uno le
    dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su
    capacidad;luego se marchó.
    El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco.
    El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.
    En cambio el que recibió uno, hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su
    señor.
    Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar
    las cuentas con ellos.
    Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
    Señor, cinco talentos me dejaste;mira, he ganado otros cinco.
    Su señor le dijo: Muy bien.
    Eres un empleado fiel y cumplidor;como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo
    importante;pasa al banquete de tu Señor.
    Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: Señor, dos talentos me
    dejaste;mira, he ganado otros dos.
    Su señor le dijo: Muy bien.
    Eres un empleado fiel y cumplidor: como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo
    importante;pasa al banquete de tu señor.
    Finalmente se acercó el que había recibido un talento y dijo: Señor, sabía que eres
    exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces;tuve miedo
    y fui a esconder tu talento bajo tierra.
    Aquí tienes lo tuyo.
    El señor le respondió: Eres un empleado negligente y holgazán, ¿con que sabías que
    siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi
    dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los
    intereses.
    Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez.
    Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo
    que tiene.
    Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas: allí será el llanto y el rechinar
    de dientes.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z