Iniciar Sesión

MISA MARTES DE LA DÉCIMO TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Martes, 2015-06-30 lo siguiente:

  • Santos Protomártires de la santa Iglesia Romana 2015:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Ni muerte, ni vida podrá apartarnos del amor de Dios

    Is 61, 9-11

    Hermanos: Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? ¿Dios, el que justifica? ¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo, que murió, más aún, resucito y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros? ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿La aflicción?, ¿La angustia?, ¿La persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?, como dice la Escritura: «Por tu causa nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza.» Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo Responsorial 1 S 2, 1. 4-5. 6-7. 8abcd

    R. Hemos salvado la vida, como un pájaro de la trampa del cazador.
    Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, cuando nos asaltaban los hombres,
    nos habrían tragado vivos: tanto ardía su ira contra nosotros. R.
    Nos habrían arrollado las aguas, llegándonos el torrente hasta el cuello;nos habrían
    llegado hasta el cuello las aguas espumantes. R.
    La trampa se rompió, y escapamos. Nuestro auxilio es el nombre del Señor, que
    hizo el cielo y la tierra. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Cf. Lc 2, 19

    Dichosa es la Virgen María, que conservaba la palabra de Dios, meditándola en su
    corazón.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Conservaba todo esto en su corazón

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 41-51

    Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua. Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron;pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres. Éstos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos;al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en su busca. A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas;todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba. Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre: -«Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados.» Él les contestó: -«¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. Él bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón.

    Notas

  • MARTES DE LA DÉCIMO TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego

    Lectura del libro del Génesis 19, 15-29

    En aquellos días, los ángeles urgieron a Lot: —Vamos, toma a tu mujer y a tus dos
    hijas que están aquí, para que no perezcan por culpa de Sodoma.
    Y como no se decidía, les agarraron de la mano a él, a su mujer y a las dos hijas—cl
    Señor los perdonaba—, los sacaron y los guiaron fuera de la ciudad.
    Y cuando los sacaron fuera, le dijeron: —Ponte a salvo;no mires atrás.
    No te detengas en la vega;ponte a salvo en los montes, para no perecer.
    Lot les respondió: —No, por favor.
    Vuestro siervo ha alcanzado vuestro favor, pues me habéis tratado con gran
    misericordia, salvándome la vida;yo no puedo ponerme a salvo en los montes, la
    desgracia me alcanzará y moriré.
    Mira, hay ahí cerca una ciudad pequeña, donde puedo refugiarme y salvar la vida.
    La ciudad es pequeña, y yo quedare vivo.
    Le contestó: —Accedo a lo que pides, no arrasaré la ciudad que dices.
    Aprisa, ponte a salvo allí, pues no puedo hacer nada hasta que llegues allá.
    Por eso se llama la ciudad Soar.
    Salía el sol cuando Lot llegó a Soar.
    El Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego desde el cielo.
    Arrasó aquellas ciudades y toda la vega;los habitantes de las ciudades y la hierba
    del campo.
    La mujer de Lot miró atrás, y se convirtió en estatua de sal.
    Abrahán madrugó y se dirigió al sitio donde había estado delante del Señor.
    Miró en dirección de Sodoma y Gomorra, toda la extensión de la vega, y vio humo
    que subía del suelo, como humo de horno.
    Cuando el Señor destruyó las ciudades de la vega, se acordó de Abrahán y sacó a
    Lot de la catástrofe, al arrasar las ciudades en que había vivido Lot.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 25. 2-3. 9-10. 11-12

    V/. Tengo ante mis ojos, Señor, tu bondad.
    R/. Tengo ante mis ojos, Señor, tu bondad.
    V/. Escrútame, Señor, ponme a prueba, sondea mis entrañas y mi corazón;
    porque tengo ante los ojos tu bondad, y camino en tu verdad. R/.
    V/. No arrebates mi alma con los pecadores, ni mi vida con los sanguinarios,
    que en su izquierda llevan infamias, y su derecha está llena de sobornos. R/.
    V/. Yo, en cambio, camino en la integridad;sálvame, ten misericordia de mí.
    Mi pie se mantiene en el camino llano, en la asamblea bendeciré al Señor. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Se puso en pie, increpó a los vientos y al lago y vino una gran calma

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 8, 23-27

    En aquel tiempo, subió Jesús a la barca, y sus discípulos lo siguieron.
    De pronto se levantó un temporal tan fuerte, que la barca desaparecía entre las olas;
    él dormía.
    Se acercaron los discípulos y lo despertaron gritándole: ¡Señor, sálvanos, que nos
    hundimos! El les dijo: ¡Cobardes ! ¡Qué poca fe ! Se puso en pie, increpó a los
    vientos y al lago, y vino una gran calma.
    Ellos se preguntaban admirados: ¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y el agua le
    obedecen!

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z