Iniciar Sesión

MISA SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD 2015

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Domingo, 2015-05-31 lo siguiente:

  • LA VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA 2015:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El Señor será el rey de Israel, en medio de ti

    Lectura de la profecía de Sofonías 3, 14-18

    Regocíjate, hija de Sión;grita de júbilo, Israel;alégrate y gózate de todo corazón, Jerusalén. El Señor ha cancelado tu condena, ha expulsado a tus enemigos. El Señor será el rey de Israel, en medio de ti, y ya no temerás. Aquel día dirán a Jerusalén: «No temas, Sión, no desfallezcan tus manos. El Señor, tu Dios, en medio de ti, es un guerrero que salva. Él se goza y se complace en ti, te ama y se alegra con júbilo como en día de fiesta.» Apartaré de ti la amenaza, el oprobio que pesa sobre ti. Palabra de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Is 12, 2-3. 4bcd. 5-6 (R.: 6b)

    R. Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel.
    El Señor es mi Dios y salvador: confiaré y no temeré, porque mi fuerza y mi poder
    es el Señor, él fue mi salvación. Y sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la
    salvación. R.
    Dad gracias al Señor, invocad su nombre, contad a los pueblos sus hazañas,
    proclamad que su nombre es excelso. R.
    Tañed para el Señor, que hizo proezas, anunciadlas a toda la tierra;gritad jubilosos,
    habitantes de Sión: «Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel.» R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Cf. Lc 1, 45

    Dichosa tú, Virgen María, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.

    EVANGELIO DE LA MISA

    ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 39-56

    En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá;entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: -«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.» María dijo: -«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.» María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa. Palabra del Señor.

  • SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El Señor es el único Dios, allá arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra;no hay otro

    Lectura del libro del Deuteronomio 4, 32-34. 39-40

    Moisés habló al pueblo, diciendo:
    —«Pregunta, pregunta a los tiempos antiguos, que te han precedido, desde el
    día en que Dios creó al hombre sobre la tierra: ¿hubo jamás, desde un extremo al
    otro del cielo, palabra tan grande como ésta?;¿se oyó cosa semejante?;¿hay algún
    pueblo que haya oído, como tú has oído, la voz del Dios vivo, hablando desde el
    fuego, y haya sobrevivido?;¿algún Dios intentó jamás venir a buscarse una nación
    entre las otras por medio de pruebas, signos, prodigios y guerra, con mano fuerte y
    brazo poderoso, por grandes terrores, como todo lo que el Señor, vuestro Dios, hizo
    con vosotros en Egipto, ante vuestros ojos?
    Reconoce, pues, hoy y medita en tu corazón, que el Señor es el único Dios, allá
    arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra;no hay otro. Guarda los preceptos y
    mandamientos que yo te prescribo hoy, para que seas feliz, tú y tus hijos después
    de ti, y prolongues tus días en el suelo que el Señor, tu Dios, te da para siempre.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial 32, 4-5. 6 y 9. 18-19. 20 y 22 (R/.: 12b)

    R/. Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad.
    La palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales;él ama la justicia y el
    derecho, y su misericordia llena la tierra. R/.
    La palabra del Señor hizo el cielo;el aliento de su boca, sus ejércitos, porque él lo
    dijo, y existió, él lo mandó, y surgió. R/.
    Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, en los que esperan en su misericordia,
    para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.
    Nosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo;que tu misericordia,
    Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti. R/.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Habéis recibido un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: «¡Abba!» (Padre)

    Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 14-17

    Hermanos:
    Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios, ésos son hijos de Dios.
    Habéis recibido, no un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino un
    espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: «¡Abba!» (Padre).
    Ese Espíritu y nuestro espíritu dan un testimonio concorde: que somos hijos de
    Dios;y, si somos hijos, también herederos;herederos de Dios y coherederos con
    Cristo, ya que sufrimos con él para ser también con él glorificados.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Ap 1, 8

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,
    al Dios que es, que era y que viene.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 28, 16-20

    En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les
    había indicado.
    Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban.
    Acercándose a ellos, Jesús les dijo:
    —«Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.
    Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del
    Padre y del Hijo y del Espíritu Santo;y enseñándoles a guardar todo lo que os he
    mandado.
    Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z