Iniciar Sesión

MISA MIÉRCOLES DE LA VIGÉSIMA SÉPTIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Miércoles, 2015-10-07 lo siguiente:

  • Nuestra Señora, la Virgen del Rosario, Memoria 2015:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Hch 1, 12-14

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo Responsorial Lc 1, 46-47. 48-49. 50-51. 52-53. 54-55

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Lc 1, 28

    Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo;bendita tú eres entre las
    mujeres.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 26-38

    En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David;la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: -«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: -«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: -«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: -«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra;por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: -«Aquí está la esclava del Señor;hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel.

    Notas

  • MIÉRCOLES DE LA VIGÉSIMA SÉPTIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2015:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Tú te lamentas por el ricino, y yo, ¿no voy a sentir la suerte de Nínive, la gran ciudad?

    Lectura del Profeta Jonás 4, 1-11

    Jonás sintió un disgusto enorme, y estaba irritado.
    Oró al Señor en estos términos: ¿Señor, ¿no es esto lo que me temía yo en mi tierra?
    Por eso me adelanté a huir a Tarsis, porque sé que «eres compasivo y
    misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad, que te arrepientes de las
    amenazas».
    Ahora, Señor, quítame la vida;más vale morir que vivir.
    Respondióle el Señor: ¿Y tienes tú derecho a irritarte? Jonás había salido de la
    ciudad, y estaba sentado al Oriente.
    Allí se había hecho una choza y se sentaba a la sombra, esperando el destino de la
    ciudad.
    Entonces hizo crecer el Señor un ricino, alzándose por encima de Jonás para darle
    sombra y resguardarle del ardor del sol.
    Jonás se alegró mucho de aquel ricino.
    Pero el Señor envió un gusano, cuando el sol salía al día siguiente, el cual dañó al
    ricino, que se secó.
    Y cuando el sol apretaba, envió el Señor un viento solano bochornoso;el sol hería la
    cabeza de Jonás, haciéndole desfallecer.
    Deseó Jonás morir, y dijo: Más vale morir que vivir.
    Respondió el Señor a Jonás: ¿Crees que tienes derecho a irritarte por el ricino?
    Contestó él: Con razón siento un disgusto mortal.
    Respondióle el Señor: Tú te lamentas por el ricino, que no cultivaste con tu trabajo,
    y que brota una noche y perece la otra.
    Y yo, ¿no voy a sentir la suerte de Nínive, la gran ciudad, que habitan más de ciento
    veinte mil hombres, que no distinguen la derecha de la izquierda, y en la que hay
    gran cantidad de ganado?

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 85, 3-4. 5-6. 9-10.

    V/. Tú, Señor, eres lento a la cólera y rico en piedad.
    R/. Tú, Señor, eres lento a la cólera y rico en piedad.
    V/. Piedad de mí, Señor, que a ti estoy llamando todo el día: alegra el alma de tu
    siervo, pues levanto mi alma hacia ti. R/.
    V/. Porque tú, Señor, eres bueno y clemente, rico en misericordia con los que te
    invocan.
    Señor, escucha mi oración, atiende a la voz de mi súplica. R/.
    V/. Todos los pueblos vendrán a postrarse en tu presencia, Señor, bendecirán tu
    nombre: «Grande eres tú, y haces maravillas, tú eres el único Dios. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Señor, enséñanos a orar

    Lectura del santo Evangelio según San Lucas 11, 1-4

    Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus
    discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.
    El les dijo:
    Cuando oréis, decid: «Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada
    día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también
    nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la
    tentación».

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z