Iniciar Sesión

MISA MARTES DE LA DÉCIMO CUARTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2012

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Martes, 2012-07-10 lo siguiente:

  • MARTES DE LA DÉCIMO CUARTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2012:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Siembran vientos y cosechan tempestades

    Lectura del Profeta Oseas 8, 4-7. 11-13

    Así dice el Señor: Se nombraron un rey en Israel sin contar conmigo, se nombraron
    príncipes sin pedirme consejo.
    Con su plata y su oro se hacían ídolos para hundirse.
    Tu toro, Samaría, es abominable, contra ellos arde mi cólera.
    ¿Hasta cuándo no podréis ser limpios, hijos de Israel? Un escultor lo hizo, y no es
    Dios.
    Se romperá en pedazos el toro de Samaría.
    Siembran vientos y cosechan tempestades.
    No brotan tallos; las espigas no tienen harina, y, si la diesen, la comerían extraños.
    Efraín multiplicó sus altares para pecar, para pecar le sirvieron sus altares.
    Cuando les escribía mi doctrina, la consideraban extraña.
    Que sacrifiquen sus víctimas y se coman la carne, que al Señor no le agradan.
    Recordará sus iniquidades, castigará sus pecados, volverán a Egipto.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 113B 3-4. 5-6. 7-8. 9-10

    V/. Israel confía en el Señor.
    R/. Israel confía en el Señor.
    V/. Nuestro Dios está en el cielo, lo que quiere lo hace.
    Sus ídolos, en cambio, son plata y oro, hechura de manos humanas.
    V/. Tienen boca y no hablan, tienen ojos y no ven.
    tienen orejas y no oyen, tienen nariz y no huelen. R/.
    V/. Tienen manos y no tocan, tienen pies y no andan.
    Que sean igual los que los hacen, cuantos confían en ellos.
    V/. Israel confía en el Señor: él es su auxilio y su escudo; la casa de Aarón confía
    en el Señor: él es su auxilio y su escudo. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 9, 32-38

    En aquel tiempo, llevaron a Jesús un endemoniado mudo.
    Echó al demonio, y el mudo habló.
    La gente decía admirada: Nunca se ha visto en Israel cosa igual.
    En cambio, los fariseos decían: Este echa los demonios con el poder del jefe de los
    demonios.
    Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando
    el evangelio del Reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias.
    Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y
    abandonadas, «como ovejas que no tienen pastor».
    Entonces dijo a sus discípulos: La mies es abundante, pero los trabajadores son
    pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z