Iniciar Sesión

MISA JUEVES DE LA DÉCIMO CUARTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2012

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Jueves, 2012-07-12 lo siguiente:

  • JUEVES DE LA DÉCIMO CUARTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2012:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Se me revuelve el corazón

    Lectura del Profeta Oseas 11, 1b. 2. 3-4. 8c-9

    Esto dice el Señor: Cuando Israel era joven, le amé, desde Egipto llamé a mi hijo.
    Cuando le llamaba, él se alejaba, sacrificaba a los Baales, ofrecía incienso a los
    ídolos.
    Yo enseñé a andar a Efraín, le alzaba en brazos, y él no comprendía que yo le
    curaba.
    Con ataduras humanas, con lazos de amor le atraía; era para ellos como el que
    levanta el yugo de la cerviz, me inclinaba y le daba de comer.
    Se me revuelve el corazón, se me conmueven las entrañas.
    No cederé al ardor de mi cólera, no volveré a destruir a Efraín; que soy Dios y no
    hombre, santo en medio de ti, y no enemigo a la puerta.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 79, 2ac y 3b. 15-16.

    V/. Que brille tu rostro, Señor, y nos salve.
    R/. Que brille tu rostro, Señor, y nos salve.
    Pastor de Israel, escucha, tú que te sientas sobre querubines, resplandece,
    despierta tu poder y ven a salvarnos. R/.
    V/. Dios de los Ejércitos, vuélvete: mira desde el cielo, fíjate; ven a visitar tu viña,
    la cepa que tu diestra plantó y que tú hiciste vigorosa. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 10, 7-15

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles: Id y proclamad que el Reino de los
    Cielos está cerca: Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad
    demonios.
    Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.
    No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni otra
    túnica, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento.
    Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y
    quedaos en su casa hasta que os vayáis.
    Al entrar en una casa saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a
    el1a.
    Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros.
    Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el
    polvo de los pies.
    Os aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra, que a
    aquel pueblo.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z