Iniciar Sesión

MISA MIÉRCOLES DE LA TRIGÉSIMA SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Miércoles, 2013-11-13 lo siguiente:

  • San Leandro, obispo 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Dios hablaba ya de aniquilarlos; pero Moisés, su elegido, se puso en la brecha frente a él, para apartar su cólera

    Lectura del libro del Éxodo 32, 7-14

    En aquellos días, el Señor dijo a Moisés: -«Anda, baja del monte, que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto. Pronto se han desviado del camino que yo les había señalado. Se han hecho un novillo de metal, se postran ante él, le ofrecen sacrificios y proclaman: “Éste es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto.”» Y el Señor añadió a Moisés. -«Veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. Por eso, déjame: mi ira se va a encender contra ellos hasta consumirlos. Y de ti haré un gran pueblo.» Entonces Moisés suplicó al Señor, su Dios: -«¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto, con gran poder y mano robusta? ¿Tendrán que decir los egipcios: “Con mala intención los sacó, para hacerlos morir en las montañas y exterminarlos de la superficie de la tierra”? Aleja el incendio de tu ira, arrepiéntete de la amenaza contra tu pueblo. Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a quienes juraste por ti mismo, diciendo: “Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda esta tierra de que he hablado se la daré a vuestra descendencia para que la posea por siempre.”» Y el Señor se arrepintió de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo. Palabra de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 105, 19-20. 21-22. 23 (R.: 4a)

    R. Acuérdate de mí, Señor, por amor a tu pueblo.

    En Horeb se hicieron un becerro, adoraron un ídolo de fundición; cambiaron su
    gloria por la imagen de un toro que come hierba. R.
    Se olvidaron de Dios, su salvador, que había hecho prodigios en Egipto, maravillas
    en el país de Cam, portentos junto al mar Rojo. R.
    Dios hablaba ya de aniquilarlos; pero Moisés, su elegido, se puso en la brecha frente
    a él, para apartar su cólera del exterminio. R.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Los dones que poseemos son diferentes, según la gracia que se nos ha dude

    Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 12, 3-13

    Hermanos: Por la gracia de Dios que me ha sido dada os digo a todos y a cada uno de vosotros: No os estiméis en más de lo que conviene, sino estimaos moderadamente, según la medida de la fe que Dios otorgó a cada uno. Pues, así como nuestro cuerpo, en su unidad, posee muchos miembros y no desempeñan todos los miembros la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero cada miembro está al servicio de los otros miembros. Los dones que poseemos son diferentes, según la gracia que se nos ha dado, y se han de ejercer así: si es la profecía, teniendo en cuenta a los creyentes; si es el servicio, dedicándose a servir; el que enseña, aplicándose a enseñar; el que exhorta, a exhortar; el que se encarga de la distribución, hágalo con generosidad; el que preside, con empeño; el que reparte la limosna, con agrado. Que vuestra caridad no sea una farsa; aborreced lo malo y apegaos a lo bueno. Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo. En la actividad, no seáis descuidados; en el espíritu, manteneos ardientes. Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración. Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad. Palabra de Dios.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya y versículo antes del evangelio Jn 10, 14

    Yo soy el buen Pastor -dice el Señor-, conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

    EVANGELIO DE LA MISA

    La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 9, 35-38

    En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: -«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.» Palabra del Señor.

    Notas

  • MIÉRCOLES DE LA TRIGÉSIMA SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Oíd, reyes, para que aprendáis sabiduría

    Lectura del libro de la Sabiduría 6, 2-12

    Oíd, reyes, y entended.
    Aprended, soberanos de los confines de la tierra.
    Estad atentos los que gobernáis multitudes y estáis orgullosos de la muchedumbre
    de vuestros pueblos.
    Porque del Señor habéis recibido el poder, del Altísimo la soberanía; él examinará
    vuestras obras y sondeará vuestras intenciones.
    Si, como ministros que sois de su reino, no habéis gobernado rectamente, ni
    guardado la ley, ni caminado siguiendo la voluntad de Dios, terrible y repentino
    caerá sobre vosotros.
    Porque un juicio implacable espera a los que mandan; al pequeño, por piedad, se le
    perdona, pero los poderosos serán poderosamente castigados.
    Que el Señor de todos ante nadie retrocede, no hay grandeza que se le imponga; al
    pequeño como al grande él mismo los hizo y de todos tiene igual cuidado, pero
    un examen severo espera a los que están en el poder.
    A vosotros, pues, soberanos, se dirigen mis palabras para que aprendáis sabiduría y
    no caigáis; porque los que guardaren santamente las cosas santas, serán
    reconocidos santos, y los que se dejaren instruir en ellas, encontrarán defensa.
    Desead, pues, mis palabras; ansiadlas, que ellas os instruirán.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 81, 3-4. 6-7

    V/. Levántate, oh Dios, y juzga la tierra.
    R/. Levántate, oh Dios, y juzga la tierra.
    V/. Proteged al desvalido y al huérfano, haced justicia al humilde y al necesitado,
    defended al pobre y al indigente, sacándolos de las manos del culpable. R/.
    V/. Yo declaro: «Aunque seáis dioses e hijos del Altísimo todos, moriréis como
    cualquier hombre, caeréis, príncipes, como uno de tantos». R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?

    Lectura del santo Evangelio según San Lucas 17, 11-19

    En aquel tiempo, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.
    Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se
    pararon a lo lejos y a gritos le decían: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.
    Al verlos, les dijo: Id a presentaros a los sacerdotes.
    Y mientras iban de camino, quedaron limpios.
    Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos,
    y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias.
    Este era un samaritano.
    Jesús tomó la palabra y dijo: ¿No han quedado limpios los diez? ; los otros nueve
    ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios ? Y le
    dijo: Levántate, vete: tu fe te ha salvado.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z