Iniciar Sesión

MISA VIGÉSIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2011

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Domingo, 2011-08-14 lo siguiente:

  • San Maximiliano María Kolbe, presbítero y mártir, Memoria 2011:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Los recibió como sacrificio de holocausto

    Lectura del libro de la Sabiduría 3, 1-9

    La vida de los justos está en manos de Dios,
    y no los tocará el tormento.
    La gente insensata pensaba que morían,
    consideraba su tránsito como una desgracia,
    y su partida de entre nosotros como una destrucción;
    pero ellos están en paz.
    La gente pensaba que cumplían una pena,
    pero ellos esperaban de lleno la inmortalidad;
    sufrieron pequeños castigos, recibirán grandes favores,
    porque Dios los puso a prueba y los halló dignos de sí;
    los probó como oro en crisol,
    los recibió como sacrificio de holocausto;
    a la hora de la cuenta resplandecerán
    como chispas que prenden por un cañaveral;
    gobernarán naciones, someterán pueblos,
    y el Señor reinará sobre ellos eternamente.
    Los que confían en él comprenderán la verdad,
    los fieles a su amor seguirán a su lado;
    porque quiere a sus devotos, se apiada de ellos
    y mira por sus elegidos.
    Palabra de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL

    SALMO RESPONSORIAL Sal 115, 10-11. 12-13. 16-17 (R.: 15a)

    R. Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles.
    Tenía fe, aun cuando dije: «¡Qué desgraciado soy!» Yo decía en mi apuro: «Los
    hombres son unos mentirosos.» R.
    ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la
    salvación, invocando su nombre. R.
    Señor, yo soy tu siervo, siervo tuyo, hijo de tu esclava: rompiste mis cadenas. Te
    ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Jn 12, 15

    El que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Nadie tiene amor más grande

    Lectura del santo evangelio según san Juan 15, 12-16

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé.»

    Notas

  • VIGÉSIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    A los extranjeros los traeré a mi Monte Santo

    Lectura del libro de Isaías 56, 1. 6-7

    Así dice el Señor:
    Guardad el derecho, practicad la justicia, que mi salvación está para llegar y se va a
    revelar mi victoria.
    A los extranjeros que se han dado al Señor, para servirlo,
    para amar el nombre del Señor y ser sus servidores,
    que guardan el sábado sin profanarlo y perseveran en mi alianza:
    los traeré a mi Monte Santo, los alegraré en mi casa de oración;
    aceptaré sobre mi altar sus holocaustos y sacrificios,
    porque mi casa es casa de oración y así la llamarán todos los pueblos.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 66, 2-3. 5. 6 y 8

    V/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
    R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
    V/. El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros: conozca la
    tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación.
    R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
    V/. Que canten de alegría las naciones, porque riges la tierra con justicia,
    riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra.
    R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
    V/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
    Que Dios nos bendiga; que le teman hasta los confines del orbe.
    R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Los dones y la llamada de Dios son irrevocables para Israel

    Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 11, 13-15. 29-32

    Hermanos :
    A vosotros, gentiles, os digo:
    Mientras sea vuestro apóstol, haré honor a mi ministerio, por ver si despierto
    emulación en los de mi raza y salvo a alguno de ellos.
    Si su reprobación es reconciliación del mundo, ¿qué será su reintegración sino un
    volver de la muerte a la vida?
    Los dones y la llamada de Dios son irrevocables.
    Vosotros, en otro tiempo, desobedecisteis a Dios; pero ahora, al desobedecer ellos,
    habéis obtenido misericordia.
    Así también ellos que ahora no obedecen, con ocasión de la misericordia obtenida por
    vosotros, alcanzarán misericordia.
    Pues Dios nos encerró a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Mujer, qué grande es tu fe

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 15, 21-28

    En aquel tiempo, Jesús salió y se retiró al país de Tiro y Sidón.
    Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos
    lugares, se puso a gritarle:
    —Ten compasión de mí, Señor Hijo de David. Mi hija tiene
    un demonio muy malo.
    El no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle:
    —Atiéndela, que viene detrás gritando.
    El les contestó:
    —Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.
    Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió de rodillas:
    —Señor, socórreme.
    El le contestó:
    —No está bien echar a los perros el pan de los hijos.
    Pero ella repuso:
    —Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las
    migajas que caen de la mesa de los amos.
    Jesús le respondió:
    —Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.
    En aquel momento quedó curada su hija.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z