Iniciar Sesión

MISA VIGÉSIMO CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2014

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Domingo, 2014-09-14 lo siguiente:

  • LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ, Fiesta 2014:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Cuando esta fiesta no cae en domingo, antes del evangelio se escoge una sola de las lecturas siguientes: Miraban a la serpiente de bronce y quedaban curados

    Lectura del libro de los Números 21, 4b-9

    En aquellos días, el pueblo estaba extenuado del camino, y habló contra Dios y contra Moisés: -«¿Por qué nos has sacado de Egipto para morir en el desierto? No tenemos ni pan ni agua, y nos da náusea ese pan sin cuerpo.» El Señor envió contra el pueblo serpientes venenosas, que los mordían, y murieron muchos israelitas. Entonces el pueblo acudió a Moisés, diciendo: -«Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti;reza al Señor para que aparte de nosotros las serpientes.» Moisés rezó al Señor por el pueblo, y el Señor le respondió: -«Haz una serpiente venenosa y colócala en un estandarte: los mordidos de serpientes quedarán sanos al mirarla.» Moisés hizo una serpiente de bronce y la colocó en un estandarte. Cuando una serpiente mordía a uno, él miraba a la serpiente de bronce y quedaba curado.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 77, 1-2. 34-35. 36-37. 38 (R.: cf. 7b)

    R. No olvidéis las acciones del Señor.
    Escucha, pueblo mío, mi enseñanza, inclina el oído a las palabras de mi boca: que
    voy a abrir mi boca a las sentencias, para que broten los enigmas del pasado. R.
    Cuando los hacía morir, lo buscaban, y madrugaban para volverse hacia Dios;se
    acordaban de que Dios era su roca, el Dios Altísimo su redentor. R.
    Lo adulaban con sus bocas, pero sus lenguas mentían: su corazón no era sincero con
    él, ni eran fieles a su alianza. R.
    Él, en cambio, sentía lástima, perdonaba la culpa y no los destruía: una y otra vez
    reprimió su cólera, y no despertaba todo su furor. R.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo

    Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 2, 6-11

    Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios;al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»;de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya

    Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque con tu cruz has redimido el
    mundo.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Tiene que ser elevado el Hijo del hombre

    Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 13-17

    En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: -«Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.» Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

  • VIGÉSIMO CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2014:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Perdona la ofensa a tu prójimo y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas

    Lectura del Libro del Eclesiástico 27, 33. 28, 9

    El furor y la cólera son odiosos:
    el pecador los posee.
    Del vengativo se vengará el Señor
    y llevará estrecha cuenta de sus culpas.
    Perdona la ofensa a tu prójimo,
    y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas.
    ¿Cómo puede un hombre guardar rencor a otro
    y pedir la salud al Señor?
    No tiene compasión de su semejante,
    ¿y pide perdón de sus pecados?
    Si él, que es carne, conserva la ira,
    ¿quién expiará por sus pecados?
    Piensa en tu fin y cesa en tu enojo,
    en la muerte y corrupción y guarda los mandamientos.
    Recuerda los mandamientos y no te enojes con tu prójimo,
    la alianza del Señor, y perdona el error.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 102, 1-2. 3-4. 9-10. 11-2

    V/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.
    R/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.
    V/. Bendice, alma mía al Señor, y todo mi ser a su santo nombre.
    Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios.
    R/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.
    V/. El perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades;
    él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura.
    R/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.
    V/. No está siempre acusando, ni guarda rencor perpetuo.
    No nos trata como merecen nuestros pecados, ni nos paga según nuestras culpas.
    R/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.
    V/. Como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus fieles;
    como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos.
    R/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    En la vida y en la muerte somos del Señor

    Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 14, 7-9

    Hermanos:
    Ninguno de nosotros vive para sí mismo y ninguno muere para sí mismo.
    Si vivimos, vivimos para el Señor;si morimos, morimos para el Señor. En la vida y en
    la muerte somos del Señor.
    Para esto murió y resucitó Cristo, para ser Señor de vivos y muertos.

    EVANGELIO DE LA MISA

    No te digo que le perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 18, 21-35

    En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó:
    —Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?
    Jesús le contesta:
    —No te digo hasta siete veces sino hasta setenta veces siete.
    Y les propuso esta parábola:
    Se parece el Reino de los Cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus
    empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como
    no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y
    todas sus posesiones, y que pagara así.
    El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo:
    —Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo.
    El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda.
    Pero al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien
    denarios, y agarrándolo lo estrangulaba diciendo:
    —Págame lo que me debes.
    El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo:
    —Ten paciencia conmigo y te lo pagaré.
    Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
    Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su
    señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo:
    —¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No
    debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?
    Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.
    Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo si cada cual no perdona de corazón a
    su hermano.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z