Iniciar Sesión

MISA LUNES DE LA TRIGÉSIMA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Lunes, 2013-11-18 lo siguiente:

  • La Dedicación de las basílicas de los apóstoles San Pedro y San Pablo 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Llegamos a Roma

    Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 28, 11-16. 30-31

    Al cabo de tres meses, zarpamos en un barco que había invernado en la isla de Malta. Era de Alejandría y llevaba por mascarón a Cástor y Pólux. Tocamos en Siracusa y nos detuvimos tres días; desde allí, costeando, arribamos a Regio. Al día siguiente, se levantó viento sur, y llegamos a Pozzuoli en dos días. Allí encontramos algunos hermanos que nos invitaron a pasar una semana con ellos. Después llegamos a Roma. Los hermanos de Roma, que tenían noticia de nuestras peripecias, salieron a recibirnos al Foro Apio y Tres Tabernas. Al verlos, Pablo dio gracias a Dios y se sintió animado. En Roma, le permitieron a Pablo vivir por su cuenta en una casa, con un soldado que lo vigilase. Vivió allí dos años enteros a su propia costa, recibiendo a todos los que acudían, predicándoles el reino de Dios y enseñando lo que se refiere al Señor Jesucristo con toda libertad, sin estorbos.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 97, 1. 2-3ab. 3c-4. 5-6 (R.: 2b)

    R. El Señor revela a las naciones su justicia.
    Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra le ha
    dado la victoria, su santo brazo. R.
    El Señor da a conocer su victoria, revela a las naciones su justicia: se acordó de su
    misericordia y su fidelidad en favor de la casa de Israel. R.
    Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios. Aclama al
    Señor, tierra entera; gritad, vitoread, tocad: R.
    tañed la cítara para el Señor, suenen los instrumentos: con clarines y al son de
    trompetas, aclamad al Rey y Señor. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya

    A ti, oh Dios, te alabamos, a ti, Señor, te reconocemos. A ti te ensalza el glorioso
    coro de los apóstoles.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Mándame ir hacia ti andando sobre el agua

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 14, 22-33

    Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida: -«¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!» Pedro le contestó: -«Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua.» Él le dijo: -«Ven.» Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: -«Señor, sálvame.» En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: -«¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?» En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: -«Realmente eres Hijo de Dios.»

    Notas

    • Las lecturas de esta memoria son propias.
  • LUNES DE LA TRIGÉSIMA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Una cólera terrible se abatió sobre Israel

    Lectura del primer libro de los Macabeos 1, 11-16. 43-45. 57-60. 65-67

    En aquellos días, brotó un renuevo pecador, Antíoco Epifanes, hijo del rey Antíoco,
    que estuvo como rehén en Roma.
    Subió al trono el año ciento treinta y siete del imperio de los griegos.
    Por entonces hubo unos israelitas sin conciencia que convencieron a muchos:
    Vamos a hacer un pacto con las naciones vecinas, pues desde que nos hemos
    aislado nos han venido muchas desgracias.
    Gustó la propuesta, y algunos del pueblo se decidieron a ir al rey.
    El rey los autorizó a adoptar la legislación gentil; y entonces, acomodándose a las
    costumbres de los gentiles, construyeron en Jerusalén un gimnasio, disimularon
    la circuncisión, apostataron de la alianza santa, se juntaron a los gentiles y se
    vendieron para hacer el mal.
    El rey decretó la unidad nacional para todos sus súbditos, obligando a todos a
    abandonar su legislación particular.
    Todas las naciones acataron la orden del rey e incluso muchos israelitas adoptaron
    la religión oficial: ofrecieron sacrificios a los ídolos y profanaron el sábado.
    El día quince de diciembre del año ciento cuarenta y cinco, el rey Antíoco mandó
    poner sobre el altar una ara sacrílega; y fueron poniendo aras por todas las
    poblaciones judías del contorno.
    Quemaban incienso ante las puertas de las casas y en las plazas.
    Los libros de la Ley que encontraban, los rasgaban y los echaban al fuego; al que le
    encontraban en casa un libro de la Alianza, y al que vivía de acuerdo con la Ley,
    lo ajusticiaban según el decreto real.
    Pero hubo muchos israelitas que resistieron, haciendo el firme propósito de no
    comer alimentos impuros.
    Prefirieron la muerte antes que contaminarse con aquellos alimentos y profanar la
    alianza santa.
    Y murieron.
    Una cólera terrible se abatió sobre Israel.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 118, 53. 61. 134. 150. 155. 158

    V/. Dame vida, Señor, y guardaré tus decretos.
    R/. Dame vida, Señor, y guardaré tus decretos.
    V/. Sentí indignación ante los malvados, que abandonan tu voluntad.
    V/. Los lazos de los malvados me envuelven, pero no olvido tu voluntad.
    V/. Líbrame de la opresión de los hombres, y guardaré tus decretos.
    V/. Ya se acercan mis inicuos perseguidores, están lejos de tu voluntad.
    V/. La justicia está lejos de los malvados, que no buscan tus leyes.
    V/. Viendo a los renegados sentía asco, porque no guardan tus mandatos.

    EVANGELIO DE LA MISA

    ¿Qué quieres que haga por ti? Señor, que vea otra vez

    Lectura del santo Evangelio según San Lucas 18, 35-43

    En aquel tiempo, cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde
    del camino, pidiendo limosna.
    Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le explicaron: Pasa Jesús
    Nazareno.
    Entonces gritó: ¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí! Los que iban delante le
    regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte: ¡Hijo de David, ten
    compasión de mí! Jesús se paró y mandó que se lo trajeran.
    Cuando estuvo cerca, le preguntó: ¿Qué quieres que haga por ti? El dijo: Señor, que
    vea otra vez.
    Jesús le contestó: Recobra la vista, tu fe te ha curado.
    Enseguida recobró la vista y lo siguió glorificando a Dios.
    Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z