Iniciar Sesión

MISA SÁBADO DE LA VIGÉSIMA OCTAVA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Sábado, 2013-10-19 lo siguiente:

  • San Pablo de la Cruz, presbítero 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Quiso Dios valerse de la necedad de la predicación, para salvar a los creyentes

    Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1, 18-25

    Hermanos: El mensaje de la cruz es necedad para los que están en vías de perdición; pero para los que están en vías de salvación - para nosotros- es fuerza de Dios. Dice la Escritura: «Destruiré la sabiduría de los sabios, frustraré la sagacidad de los sagaces.» ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el sofista de nuestros tiempos? ¿No ha convertido Dios en necedad la sabiduría del mundo? Y como, en la sabiduría de Dios, el mundo no lo conoció por el camino de la sabiduría, quiso Dios valerse de la necedad de la predicación, para salvar a los creyentes. Porque los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; pero para los llamados -judíos o griegos-, un Mesías que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabio que los hambres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 116, 1. 2 (R.: Mc 16, 15)

    R. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio. (O bien: Aleluya)
    Alabad al Señor, todas las naciones, aclamadlo, todos los pueblos. R.
    Firme es su misericordia con nosotros, su fidelidad dura por siempre. R.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Mt 16, 24-27

    Notas

  • SÁBADO DE LA VIGÉSIMA OCTAVA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Apoyado en la esperanza, creyó contra toda esperanza

    Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 4, 13. 16-18

    Hermanos: No fue la observancia de la ley, sino la fe, la que obtuvo para Abrahán y
    su descendencia la promesa de heredar el mundo.
    Por eso, como todo depende de la fe, todo es gracia: así la promesa está asegurada
    para toda la descendencia, no solamente para la descendencia legal, sino también
    para la que nace de la fe de Abrahán, que es padre de todos nosotros.
    Así lo dice la Escritura: «Te hago padre de muchos pueblos»
    Al encontrarse con el Dios, que da vida a los muertos y llama a la existencia lo que
    no existe, Abrahán creyó.
    Apoyado en la esperanza creyó, contra toda esperanza, que llegaría a ser padre de
    muchas naciones, según lo que se le había dicho: «Así será tu descendencia».

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 104, 6-7. 8-9. 42-43.

    V/. El Señor se acuerda de su alianza eternamente.
    R/. El Señor se acuerda de su alianza eternamente.
    V/. ¡Estirpe de Abrahán, su siervo, hijos de Jacob, su elegido! El Señor es nuestro
    Dios, él gobierna toda la tierra. R/.
    Se acuerda de su alianza eternamente, de la palabra dada, por mil
    generaciones; de la alianza sellada con Abrahán, del juramento hecho a Isaac.
    Porque se acordaba de la palabra sagrada que había dado a su siervo
    Abrahán: sacó a su pueblo con alegría, a sus escogidos con gritos de triunfo. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir

    Lectura del santo Evangelio según San Lucas 12, 8-12

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Si uno se pone de mi parte ante los
    hombres, también el Hijo del Hombre se pondrá de su parte ante los ángeles de
    Dios. Y si uno me reniega ante los hombres, lo renegarán a él ante los ángeles de
    Dios.
    Al que hable contra el Hijo del Hombre se le podrá perdonar, pero al que blasfeme
    contra el Espíritu Santo, no se le perdonará.
    Cuando os conduzcan a la sinagoga, ante los magistrados y las autoridades, no os
    preocupéis de lo que vais a decir, o de cómo os vais a defender.
    Porque el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z