Iniciar Sesión

MISA SÁBADO DE LA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Sábado, 2013-02-02 lo siguiente:

  • LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR, Fiesta 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Cuando esta fiesta no cae en domingo, antes del evangelio se escoge una sola de las lecturas siguientes: Entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis

    Lectura de la profecía de Malaquías 3, 1-4

    Así dice el Señor: «Mirad, yo envío a mi mensajero, para que prepare el camino ante mí. De pronto entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis, el mensajero de la alianza que vosotros deseáis. Miradlo entrar -dice el Señor de los ejércitos-. ¿Quién podrá resistir el día de su venida?, ¿quién quedará en pie cuando aparezca? Será un fuego de fundidor, una lejía de lavandero: se sentará como un fundidor que refina la plata, como a plata y a oro refinará a los hijos de Leví, y presentarán al Señor la ofrenda como es debido. Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 23, 7. 8. 9. 10 (R.: 10b)

    R. El Señor, Dios de los ejércitos, es el Rey de la gloria.
    ¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el
    Rey de la gloria. R.
    -¿Quién es ese Rey de la gloria? -El Señor, héroe valeroso; el Señor, héroe de la
    guerra. R.
    ¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el
    Rey de la gloria. R.
    -¿Quién es ese Rey de la gloria? -El Señor, Dios de los ejércitos. Él es el Rey de la
    gloria. R.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Tenía que parecerse en todo a sus hermanos

    Lectura de la carta a los Hebreos 2, 14-18

    Los hijos de una familia son todos de la misma carne y sangre, y de nuestra carne y sangre participó también Jesús; así, muriendo, aniquiló al que tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo, y liberó a todos los que por miedo a la muerte pasaba la vida entera como esclavos. Notad que tiende una mano a los hijos de Abrahán, no a los ángeles. Por eso tenía que parecerse en todo a sus hermanos, para ser sumo sacerdote compasivo y fiel en lo que a Dios se refiere, y expiar así los pecados del pueblo. Como él ha pasado por la prueba del dolor, puede auxiliar a los que ahora pasan por ella.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Lc 2, 32

    Luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 22-32

    Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: -«Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»

  • SÁBADO DE LA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Esperaba la ciudad cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios

    Lectura de la carta a los Hebreos 11, 1-2. 8-19

    Hermanos: La fe es seguridad de lo que se espera,
    y prueba de lo que no se ve.
    Por su fe son recordados los antiguos: por fe obedeció Abrahán a la llamada
    y salió hacia la tierra que iba a recibir en heredad.
    Salió sin saber adónde iba.
    Por fe vivió como extranjero en la tierra prometida, habitando en tiendas —y lo
    mismo Isaac y Jacob, herederos de la misma promesa— mientras esperaba la
    ciudad de sólidos cimientos cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios.
    Por fe también Sara, cuando ya le había pasado la edad, obtuvo fuerza para fundar
    un linaje, porque se fio de la promesa.
    Y así, de una persona, y ésa estéril, nacieron hijos numerosos, como las estrellas del
    cielo y como la arena incontable de las playas.
    Con fe murieron todos éstos, sin haber recibido la tierra prometida; pero viéndola y
    saludándola de lejos, confesando que eran huéspedes y peregrinos en la tierra.
    Es claro que los que así hablan, están buscando una patria; pues si añoraban la
    patria de donde habían salido, estaban a tiempo para volver.
    Pero ellos ansiaban una patria mejor, la del cielo.
    Por eso Dios no tiene reparo en llamarse su Dios: porque les tenía preparada una
    ciudad.
    Por fe Abrahán, puesto a prueba, ofreció a Isaac: y era su hijo único lo que ofrecía,
    el destinatario de la promesa, del cual le había dicho Dios: Isaac continuará tu
    descendencia».
    Pero Abrahán pensó que Dios tiene poder hasta para resucitar muertos.
    Y así recobró a Isaac como figura del futuro.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Lc 1, 69-70. 71-72. 73-75

    V/. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo.
    R/. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo.
    Nos ha suscitado una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo:
    según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. R/.
    V/. Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los
    que nos odian; realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,
    recordando su santa alianza. R/.
    V/. El juramento que juró a nuestro padre Abrahán, para concedernos que, libres
    de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y
    justicia, en su presencia, todos nuestros días. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    ¿Quién es este? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!

    Lectura del santo Evangelio según San Marcos 4, 35-40

    Aquel día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: Vamos a la otra oril1a.
    Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo
    acompañaban.
    Se levantó un fuerte huracán y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de
    agua.
    El estaba a popa, dormido sobre un almohadón.
    Lo despertaron, diciéndole: Maestro, ¿no te importa que nos hundamos? Se puso en
    pie, increpó al viento y dijo al lago: ¡Silencio, cállate! El viento cesó y vino una
    gran calma.
    El les dijo: ¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe? Se quedaron espantados y
    se decían unos a otros: ¿Pero, quién es éste ? ¡Hasta el viento y las aguas le
    obedecen!

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z