Iniciar Sesión

MISA SÁBADO DE LA DÉCIMO TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2011

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Sábado, 2011-07-02 lo siguiente:

  • INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Elías oró, y el cielo derramó lluvia.

    1 Reyes 18, 41-46

    Dijo Elías a Ajab: «Sube, come y bebe, porque ya se oye el rumor de la lluvia.»
    Subió Ajab a comer y beber, mientras que Elías subía a la cima del Carmelo, y se encorvó hacia la tierra poniendo su rostro entre las rodillas.
    Dijo a su criado : «Sube y mira hacia el mar.» Subió, miró y dijo: «No hay nada.» El dijo: «Vuelve.» Y esto siete veces.
    A la séptima vez dijo: «Hay una nube como la palma de un hombre, que sube del mar.» Entonces dijo: «Sube a decir a Ajab: Unce el carro y baja, no te detenga la lluvia.»
    Poco a poco se fue oscureciendo el cielo por las nubes y el viento y se produjo gran lluvia. Ajab montó en su carro y se fue a Yizreel.
    La mano de Yahveh vino sobre Elías que, ciñéndose la cintura, corrió delante de Ajab hasta la entrada de Yizreel.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo 102

    R. El Señor es compasivo y misericordioso
    Bendice, alma mía, al, Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía al Señor, y no olvides sus beneficios. R.
    El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia. Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles. R.
    La misericordia del Señor dura por siempre, su justicia pasa de hijos a nietos: para los que guardan la alianza. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Cf. Lc 2, 19

    Dichosa es la Virgen María, que conservaba la palabra de Dios, meditándola en su corazón.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Conservaba todo esto en su corazón

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 41-51

    Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua.
    Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando
    terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran
    sus padres.
    Éstos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a
    buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén
    en su busca.
    A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros,
    escuchándolos y haciéndoles preguntas; todos los que le oían quedaban
    asombrados de su talento y de las respuestas que daba.
    Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre:
    -«Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos
    angustiados.»
    Él les contestó:
    -«¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?»
    Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. Él bajó con ellos a Nazaret y siguió
    bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón.

    Notas

    • La fiesta del Inmaculado Corazón de María se celebra el sábado después de Corpus Christi. La Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús es el día anterior (viernes). La Iglesia celebra las dos fiestas en días consecutivos para manifestar que estos dos corazones son inseparables. María siempre nos lleva a Jesús. San Juan Eudes en el siglo XVII difundió esta devoción. Pero el gran propagador de esta devoción fue el gran Apóstol del siglo XIX, San Antonio Mª Claret. De su carisma brotaron los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María.
  • SÁBADO DE LA DÉCIMO TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Jacob echó la zancadilla a Esaú y le quitó su bendición

    Lectura del libro del Génesis 27, 1-5. 15-29

    Cuando Isaac se hizo viejo y perdió la vista, llamó a su hijo mayor: —Hijo mío.
    Contestó: —Aquí estoy.
    El le dijo: —Mira, yo soy viejo y no sé cuándo moriré.
    Toma tus aparejos, arco y aljaba, y sal al campo a buscarme caza; después me guisas
    un buen plato, como sabes que me gusta, y me lo traes para que coma; pues
    quiero darte mi bendición antes de morir.
    Rebeca escuchó la conversación de Isaac con Esaú, su hijo.
    Salió Esaú al campo a cazar para su padre.
    Rebeca tomó un traje de su hijo mayor, Esaú, el traje de fiesta, que tenía en el arcón,
    y vistió con él a Jacob, su hijo menor; con la piel de los cabritos le cubrió los
    brazos y la parte lisa del cuello.
    Y puso en manos de su hijo Jacob el guiso sabroso que había preparado y el pan.
    El entró en la habitación de su padre y dijo: —Padre.
    Respondió Isaac: —Aquí estoy; ¿quién eres, hijo mío?
    Respondió Jacob a su padre: —Soy Esaú tu primogénito, he hecho lo que me
    mandaste; incorpórate, siéntate y come lo que he cazado; después me bendecirás
    tú.
    Isaac dijo a su hijo: — ¡Qué prisa te has dado para encontrarla!
    El respondió: —El Señor tu Dios me la puso al alcance.
    Isaac dijo a Jacob: —Acércate que te palpe, hijo mío a ver si eres tú mi hijo Esaú o
    no.
    Se acercó Jacob a su padre Isaac, y éste lo palpó, y dijo: —La voz es la voz de Jacob,
    los brazos son los brazos de Esaú.
    Y no lo reconoció porque sus brazos estaban peludos como los de su hermano Esaú.
    Y lo bendijo.
    Le volvió a preguntar: — ¿Eres tú mi hijo Esaú?
    Respondió Jacob: —Yo soy.
    Isaac dijo: —Sírveme la caza, hijo mío, que coma yo de tu caza, y así te
    bendeciré yo.
    Se la sirvió, y él comió.
    Le trajo vino, y bebió.
    Isaac le dijo: —Acércate y bésame, hijo mío.
    Se acercó y lo besó.
    Y al oler el aroma del traje, lo bendijo, diciendo: —Aroma de un campo que bendijo
    el Señor es el aroma de mi hijo: que Dios te conceda el rocío del cielo, la fertilidad
    de la tierra, abundancia de trigo y de vino.
    Que te sirvan los pueblos, y se postren ante ti las naciones.
    Sé señor de tus hermanos, que ellos se postren ante ti.
    Maldito quien te maldiga, bendito quien te bendiga.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 134, 1-2. 3-4. 5-6

    V/. Alabad al Señor, porque es bueno.
    R/. Alabad al Señor, porque es bueno.
    V/. Alabad el nombre del Señor, alabadlo, siervos del Señor,
    que estáis en la casa del Señor, en los atrios de la casa de nuestro Dios.
    V/. Alabad al Señor, porque es bueno; tañed para su nombre, que es amable.
    Porque él se escogió a Jacob, a Israel en posesión suya. R/.
    V/. Yo sé que el Señor es grande, nuestro dueño más que todos los dioses.
    El Señor todo lo que quiere lo hace: en el cielo y en la tierra, en los mares y en los
    océanos. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    ¿Es que pueden guardar luto los amigos del novio, mientras el novio está con ellos?

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 9, 14-17

    En aquel tiempo, los discípulos de Juan se le acercaron a Jesús, preguntándole: ¿Por
    qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no
    ayunan? Jesús les dijo: ¿Es que pueden guardar luto los amigos del novio,
    mientras el novio está con ellos? .
    Llegará un día en que se lleven al novio y entonces ayunarán.
    Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza
    tira del manto y deja un roto peor.
    Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres: se
    derrama el vino y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos,
    y así las dos cosas se conservan.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z