Iniciar Sesión

MISA LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA 2011

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Lunes, 2011-04-25 lo siguiente:

  • SAN MARCOS, EVANGELISTA, Fiesta 2011:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Os saluda Marcos, mi hijo

    Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 5, 5b-14

    Queridos hermanos: Tened sentimientos de humildad unos con otros, porque Dios resiste a los soberbios, pero da su gracia a los humildes. Inclinaos, pues, bajo la mano poderosa de Dios, para que, a su tiempo, os ensalce. Descargad en él todo vuestro agobio, que él se interesa por vosotros. Sed sobrios, estad alerta, que vuestro enemigo, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quién devorar. Resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos en el mundo entero pasan por los mismos sufrimientos. Tras un breve padecer, el mismo Dios, de toda gracia, que os ha llamado en Cristo a su eterna gloria, os restablecerá, os afianzará, os robustecerá. Suyo es el poder por los siglos. Amén. Os he escrito esta breve carta por mano de Silvano, al que tengo por hermano fiel, para exhortaros y atestiguaros que ésta es la verdadera gracia de Dios. Manteneos en ella. Os saluda la comunidad de Babilonia, y también Marcos, mi hijo. Saludaos entre vosotros con el beso del amor fraterno. Paz a todos vosotros, los cristianos.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 88, 2-3. 6-7. 16-17 (R.: cf. 2a)

    R. Cantaré eternamente tus misericordias, Señor (O bien: Aleluya).
    Cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades. Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno, más que el cielo has afianzado tu fidelidad.» R.
    El cielo proclama tus maravillas, Señor, y tu fidelidad, en la asamblea de los ángeles. ¿Quién sobre las nubes se compara a Dios? ¿Quién como el Señor entre los seres divinos? R.
    Dichoso el pueblo que sabe aclamarte: caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro; tu nombre es su gozo cada día, tu justicia es su orgullo. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya 1 Co 1, 23-24

    Nosotros predicamos a Cristo crucificado, fuerza de Dios y sabiduría de Dios.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Proclamad el Evangelio a toda la creación

    Lectura del santo evangelio según san Marcos 16, 15-20

    En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: -«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.» Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

  • LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA 2011:

    Tiempo de Pascua.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Dios resucitó a este Jesús, y todos nosotros somos testigos

    Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, 14. 22-33

    El día de Pentecostés, Pedro, de pie con los Once, pidió atención y les dirigió la
    palabra:
    —«Judíos y vecinos todos de Jerusalén, escuchad mis palabras y enteraos bien de lo
    que pasa. Escuchadme, israelitas: Os hablo de Jesús Nazareno, el hombre que Dios
    acreditó ante vosotros realizando por su medio los milagros, signos y prodigios que
    conocéis. Conforme al designio previsto y sancionado por Dios, os lo entregaron, y
    vosotros, por mano de paganos, lo matasteis en una cruz. Pero Dios lo resucitó,
    rompiendo las ataduras de la muerte; no era posible que la muerte lo retuviera bajo
    su dominio, pues David dice, refiriéndose a él:
    "Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré.
    Por eso se me alegra el corazón, exulta mi lengua, y mi carne descansa esperanzada.
    Porque no me entregarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción.
    Me has enseñado el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia."
    Hermanos, permitidme hablaros con franqueza: El patriarca David murió y lo
    enterraron, y conservamos su sepulcro hasta el día de hoy. Pero era profeta y sabía
    que Dios le había prometido con juramento sentar en su trono a un descendiente
    suyo; cuando dijo que "no lo entregaría a la muerte y que su carne no conocería la
    corrupción", hablaba previendo la resurrección del Mesías. Pues bien, Dios resucitó
    a este Jesús, de lo cual todos nosotros somos testigos.
    Ahora, exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo que
    estaba prometido, y lo ha derramado. Esto es lo que estáis viendo y oyendo.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 15, 1-2 y 5. 7-8. 9-10. 11 (R/.: 1)

    R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti (o bien: Aleluya).
    Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti; yo digo al Señor: «Tú eres mi bien.» El
    Señor es el lote de mi heredad y mi copa; mi suerte está en tu mano. R/.
    Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente.
    Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. R/.
    Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa serena.
    Porque no me entregarás a la muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. R/.
    Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia, de alegría
    perpetua a tu derecha. R/.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Sal 117, 24

    Éste es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Comunicad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 28, 8-15

    En aquel tiempo, las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; impresionadas
    y llenas de alegría, corrieron a anunciarlo a los discípulos. De pronto, Jesús les salió
    al encuentro y les dijo:
    —«Alegraos.»
    Ellas se acercaron, se postraron ante él y le abrazaron los pies.
    Jesús les dijo:
    —«No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me
    verán.»
    Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y
    comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. Ellos, reunidos con los
    ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma,
    encargándoles:
    —«Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros
    dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os
    sacaremos de apuros.»
    Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha
    ido difundiendo entre los judíos hasta hay.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z