Iniciar Sesión

MISA MARTES DE LA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2011

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Martes, 2011-01-25 lo siguiente:

  • LA CONVERSIÓN DEL APÓSTOL SAN PABLO, Fiesta 2011:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Levántate, recibe el bautismo que, por la invocación del nombre de Jesús, lavará tus pecados

    Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 22, 3-16

    En aquellos días, dijo Pablo al pueblo:
    -«Yo soy judío, nací en Tarso de Cilicia, pero me crié en esta ciudad; fui alumno de Gamaliel y aprendí hasta el último detalle de la ley de nuestros padres; he servido a Dios con tanto fervor como vosotros mostráis ahora. Yo perseguí a muerte este nuevo camino, metiendo en la cárcel, encadenados, a hombres y mujeres; y son testigos de esto el mismo sumo sacerdote y todos los ancianos. Ellos me dieron cartas para los hermanos de Damasco, y fui allí para traerme presos a Jerusalén a los que encontrase, para que los castigaran.
    Pero en el viaje, cerca ya de Damasco, hacia mediodía, de repente una gran luz del cielo me envolvió con su resplandor, caí por tierra y oí una voz que me decía:
    “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”
    Yo pregunté:
    “¿Quién eres, Señor ?”
    Me respondió:
    “Yo soy Jesús Nazareno, a quien tú persigues.”
    Mis compañeros vieron el resplandor, pero no comprendieron lo que decía la voz.
    Yo pregunté:
    “¿Qué debo hacer, Señor?”
    El Señor me respondió:
    “Levántate, sigue hasta Damasco, y allí te dirán lo que tienes que hacer.”
    Como yo no veía, cegado por el resplandor de aquella luz, mis compañeros me llevaron de la mano a Damasco.
    Un cierto Ananías, devoto de la Ley, recomendado por todos los judíos de la ciudad, vino a verme, se puso a mi lado y me dijo:
    “Saulo, hermano, recobra la vista.”
    Inmediatamente recobré la vista y lo vi.
    Él me dijo:
    “El Dios de nuestros padres te ha elegido para que conozcas su voluntad, para que vieras al Justo y oyeras su voz, porque vas a ser su testigo ante todos los hombres, de lo que has visto y oído. Ahora, no pierdas tiempo; levántate, recibe el bautismo que, por la invocación de su nombre, lavará tus pecados.”»
    Palabra de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 116, 1. 2 (R.: Mc 16, 15)

    R. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio (O bien: Aleluya). Alabad al Señor, todas las naciones, aclamadlo, todos los pueblos. R.
    Firme es su misericordia con nosotros, su fidelidad dura por siempre. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Cf. Jn 15, 16

    Yo os he elegido del mundo, para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure -dice
    el Señor-.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

    Lectura del santo evangelio según san Marcos 16, 15-18

    En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: -«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»

  • MARTES DE LA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Aquí estoy, ¡oh Dios! , para hacer tu voluntad

    Lectura de la carta a los Hebreos 10, 1-10

    Hermanos: La Ley, que presenta sólo un vislumbre de los bienes futuros y no la
    imagen auténtica de la realidad, siempre, con los mismos sacrificios, año tras año,
    no puede nunca hacer perfectos a los que se acercan a ofrecerlos.
    Si no fuera así, habrían dejado de ofrecerse, porque los ministros del culto,
    purificados una vez, no tendrían ya ningún pecado sobre su ¿conciencia.
    Pero en estos mismos sacrificios se recuerdan los pecados año tras año.
    Porque es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos quite los
    pecados.
    Por eso, cuando Cristo entró en el mundo dijo: —Tú no quieres sacrificios ni
    ofrendas, pero me has preparado un cuerpo; no aceptas holocaustos ni víctimas
    expiatorias.
    Entonces yo dije lo que está escrito en el libro: «Aquí estoy, ¡oh Dios ! , para hacer tu
    voluntad».
    Primero dice: No quieres ni aceptas sacrificios ni ofrendas, holocaustos ni víctimas
    expiatorias, —que se ofrecen según la ley—.
    Después añade: «Aquí estoy yo para hacer tu voluntad».
    Niega lo primero, para afirmar lo segundo.
    Y conforme a esa voluntad todos quedamos santificados por la oblación del cuerpo
    de Jesucristo, hecha una vez para siempre.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 39, 2 y 4ab. 7-8a. 10. 11

    V/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
    R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
    V/. Yo esperaba con ansia al Señor: él se inclinó y escuchó mi grito; me puso en la
    boca un cántico nuevo, un himno a nuestro Dios. R/.
    V/. Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, y en cambio me abriste el oído;
    no pides sacrificio expiatorio,
    entonces yo digo: «Aquí estoy». R/.
    V/. He proclamado tu salvación ante la gran asamblea; no he cerrado los labios:
    Señor, tú lo sabes. R/.
    No he guardado en el pecho tu defensa, he contado tu fidelidad y tu
    salvación, no he negado tu misericordia y tu lealtad, ante la gran asamblea. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre

    Lectura del santo Evangelio según San Marcos 3, 31-35

    En aquel tiempo, llegaron la madre y los hermanos de Jesús, y desde fuera lo
    mandaron llamar.
    La gente que tenía sentada alrededor le dijo: Mira, tu madre y tus hermanos están
    fuera y te buscan.
    Les contestó: ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Y paseando la mirada por el
    corro, dijo: Estos son mi madre y mis hermanos.
    El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z