Iniciar Sesión

MISA DÉCIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2011

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Domingo, 2011-06-26 lo siguiente:

  • San Pelayo, mártir 2011:

    Notas

  • SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Te alimentó con el maná, que tú no conocías ni conocieron tus padres

    Lectura del Libro del Deuteronomio 8, 2-3. 14b-16a

    Habló Moisés al pueblo y dijo:
    Recuerda el camino que el Señor tu Dios
    te ha hecho recorrer estos cuarenta años por el desierto,
    para afligirte, para ponerte a prueba y conocer tus intenciones:
    si guardas sus preceptos o no.
    El te afligió haciéndote pasar hambre
    y después te alimento con el maná
    —que tu no conocías ni conocieron tus padres—
    para enseñarte que no solo de pan vive el hombre,
    sino de todo cuanto sale de la boca de Dios.
    No sea que te olvides del Señor tu Dios
    que te sacó de Egipto, de la esclavitud,
    que te hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible,
    con dragones y alacranes, un sequedal sin una gota de agua;
    que sacó agua para ti de una roca de pedernal;
    que te alimentó en el desierto con un maná
    que no conocían tus padres.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 147, 12-13. 14-15. 19-20

    V/. Glorifica al Señor, Jerusalén.
    (o, Aleluya).
    R/. Glorifica al Señor, Jerusalén.
    V/. Glorifica al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, Sión,
    que ha reforzado los cerrojos de tus puertas y ha bendecido a tus hijos dentro de ti.
    R/. Glorifica al Señor, Jerusalén.
    V/. Ha puesto paz en tus fronteras, te sacia con flor de harina;
    él envía su mensaje a la tierra y su palabra corre veloz.
    R/. Glorifica al Señor, Jerusalén.
    V/. Anuncia su palabra a Jacob, sus decretos y mandatos a Israel;
    con ninguna nación obró así
    ni les dio a conocer sus mandatos.
    R/. Glorifica al Señor, Jerusalén.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo

    Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 10, 16-17

    Hermanos:
    El cáliz de nuestra Acción de Gracias, ¿no nos une a todos en la sangre de Cristo?
    Y el pan que partimos,
    ¿no nos une a todos en el cuerpo de Cristo?
    El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo,
    porque comemos todos del mismo pan.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Jn 6, 51-52

    (Si no se canta, puede omitirse)
    Aleluya, aleluya.
    Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo —; dice el Señor—; quien coma de este pan
    vivirá para siempre.
    Aleluya.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida

    Lectura del santo Evangelio según San Juan 6, 51-59

    En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
    —Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que come de este pan vivirá para
    siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.
    Disputaban entonces los judíos entre sí:
    —¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?
    Entonces Jesús les dijo:
    —Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre no
    tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo
    resucitaré en el ultimo día.
    Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.
    El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él.
    El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me
    come vivirá por mí.
    Este es el pan que ha bajado del cielo; no como el de vuestros padres, que lo comieron
    y murieron: el que come este pan vivirá para siempre.

  • DÉCIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Ese hombre de Dios es un santo, se quedará aquí

    Lectura del segundo Libro de los Reyes 4, 8-11. 14-16a

    Un día pasaba Eliseo por Sunem y una mujer rica lo invitó con insistencia a comer. Y
    siempre que pasaba por allí iba a comer a su casa. Ella dijo a su marido:
    —Me consta que ese hombre de Dios es un santo; con frecuencia pasa por nuestra casa.
    Vamos a prepararle una habitación pequeña, cerrada, en el piso superior; le ponemos allí
    una cama, una mesa, una silla y un candil y así cuando venga a visitarnos se quedará aquí.
    Un día llegó allí, entró en la habitación y se acostó.
    Dijo a su criado Guiezi:
    —¿Qué podemos hacer por ella?
    Contestó Guiezi:
    —No tiene hijos y su marido ya es viejo.
    El le dijo:
    —Llama a la Sunamita.
    La llamó y ella se presentó a él.
    Eliseo dijo:
    —El año que viene, por estas mismas fechas abrazarás a un hijo.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 88, 2-3. 16-17. 18-19

    V/. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.
    R/. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.
    V/. Cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas
    las edades.
    Porque dije: «tu misericordia es un edificio eterno, más que el cielo has afianzado tu
    fidelidad.»
    R/. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.
    V/. Dichoso el pueblo que sabe aclamarte: caminaré, oh Señor, a la luz de tu rostro; tu
    nombre es su gozo cada día, tu justicia es su orgullo.
    R/. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.
    V/. Porque tú eres su honor y su fuerza, y con tu favor realzas nuestro poder. Porque
    el Señor es nuestro escudo, y el santo de Israel, nuestro rey.
    R/. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que andemos en una vida nueva

    Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 6, 3-4. 8-11

    Hermanos:
    Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo, fuimos incorporados a su muerte.
    Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo fue
    despertado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en
    una vida nueva.
    Por tanto, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él, pues
    sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte
    ya no tiene dominio sobre él. Porque su morir fue un morir al pecado de una vez para
    siempre, y su vivir es un vivir para Dios.
    Lo mismo vosotros consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús,
    Señor Nuestro.

    EVANGELIO DE LA MISA

    El que no toma su cruz, no es digno de mí. El que os recibe a vosotros, me recibe a mí

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 10, 37-42

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:
    —El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es
    digno de mí; y el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no
    es digno de mí; y el que no toma su cruz y me sigue, no es digno
    de mí.
    El que encuentre su vida, la perderá, y el que pierda su vida por mí, la encontrará.
    El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me ha
    enviado.
    El que recibe a un profeta porque es profeta, tendrá paga de profeta; y el que recibe a
    un justo porque es justo, tendrá paga de justo.
    El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca a uno de estos
    pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z