Iniciar Sesión

MISA SÁBADO DE LA VIGÉSIMA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2011

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Sábado, 2011-08-27 lo siguiente:

  • Santa Mónica, Memoria 2011:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El sol brilla en el cielo, la mujer bella, en su casa bien arreglada

    Lectura del libro del Eclesiástico 26, 1-4. 13-16

    Dichoso el marido de una mujer buena; se doblarán los años de su vida. La mujer hacendosa hace prosperar al marido, él cumplirá sus días en paz. Mujer buena es buen partido que recibe el que teme al Señor; sea rico o pobre, estará contento y tendrá cara alegre en toda sazón. Mujer hermosa deleita al marido, mujer prudente lo robustece; mujer discreta es don del Señor: no se paga un ánimo instruido; mujer modesta duplica su encanto: no hay belleza que pague un ánimo casto. El sol brilla en el cielo del Señor, la mujer bella, en su casa bien arreglada.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 130, 1. 2. 3

    R. Guarda mi alma en la paz, junto a ti, Señor.
    Señor, mi corazón no es ambicioso, ni mis ojos altaneros; no pretendo grandezas
    que superan mi capacidad. R.
    Sino que acallo y modero mis deseos, como un niño en brazos de su madre. R.
    Espere Israel en el Señor ahora y por siempre. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Jn 8, 12b

    Yo soy la luz del mundo -dice el Señor-; el que me sigue tendrá la luz de la vida.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Mi madre me presentaba en el ataúd de su pensamiento, para que tú me dijeras a mí, hijo de la viuda: «¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!»

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 7, 11-17

    En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba. Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: -«No llores.» Se acercó al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: -«¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!» El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos, daban gloria a Dios, diciendo: -«Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo.» La noticia del hecho se divulgó por toda la comarca y por Judea entera.

    Notas

  • SÁBADO DE LA VIGÉSIMA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Dios mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros

    Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 4, 9-11

    Hermanos: Acerca del amor fraterno no hace falta que os escriba, porque Dios
    mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros.
    Como ya lo hacéis con todos los hermanos de Macedonia.
    Hermanos, os exhortamos a seguir progresando: esforzaos por mantener la calma,
    ocupándoos de vuestros propios asuntos y trabajando con vuestras propias
    manos, como os lo tenemos mandado.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 97, 1. 7-8. 9.

    V/. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud.
    R/. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud.
    V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas; su diestra le
    ha dado la victoria, su santo brazo. R/.
    V/. Retumbe el mar y cuanto contiene, la tierra y cuantos la habitan; aplaudan los
    ríos, aclamen los montes. R/.
    V/. Al Señor que llega para regir la tierra.
    Regirá el orbe con justicia y los pueblos con rectitud.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Como has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu señor

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 25, 14-30

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: Un hombre que se iba al
    extranjero llamó a sus empleados; y los dejó encargados de sus bienes: a uno le
    dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su
    capacidad; luego se marchó.
    El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco.
    El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.
    En cambio el que recibió uno, hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su
    señor.
    Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar
    las cuentas con ellos.
    Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
    Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco.
    Su señor le dijo: Muy bien.
    Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo
    importante; pasa al banquete de tu Señor.
    Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: Señor, dos talentos me
    dejaste; mira, he ganado otros dos.
    Su señor le dijo: Muy bien.
    Eres un empleado fiel y cumplidor: como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo
    importante; pasa al banquete de tu señor.
    Finalmente se acercó el que había recibido un talento y dijo: Señor, sabía que eres
    exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo
    y fui a esconder tu talento bajo tierra.
    Aquí tienes lo tuyo.
    El señor le respondió: Eres un empleado negligente y holgazán, ¿con que sabías que
    siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi
    dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los
    intereses.
    Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez.
    Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo
    que tiene.
    Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas: allí será el llanto y el rechinar
    de dientes.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z