Iniciar Sesión

MISA VIERNES DE LA DUODÉCIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Viernes, 2013-06-28 lo siguiente:

  • San Ireneo, obispo y mártir, Memoria 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Uno que sirve al Señor debe ser amable con todos, suave para corregir

    Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 2, 22b-26

    Querido hermano: Esmérate en la justicia y en la fe, en el amor y la paz con los que invocan al Señor con corazón limpio. Niégate a discusiones estúpidas y superficiales, sabiendo que acaban en peleas; y uno que sirve al Señor no debe pelearse, sino ser amable con todos; debe ser hábil para enseñar, sufrido, suave para corregir a los contradictores; puede que Dios les conceda convertirse y comprender la verdad; entonces recapacitarán y se zafarán del lazo del diablo que los tiene ahora cogidos y sumisos a su voluntad.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 36, 3-4. 5-6. 30-31 (R.: 30a)

    R. La boca del justo expone la sabiduría.
    Confía en el Señor y haz el bien, habita tu tierra y practica la lealtad; sea el Señor tu
    delicia, y él te dará lo que pide tu corazón. R.
    Encomienda tu camino al Señor, confía en él, y él actuará: hará tu justicia como el
    amanecer, tu derecho como el mediodía. R.
    La boca del justo expone la sabiduría, su lengua explica el derecho; porque lleva en
    el corazón la ley de su Dios, y sus pasos no vacilan. R.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Jn 17, 20-26

    Notas

  • VIERNES DE LA DUODÉCIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Circuncidad a todos vuestros varones en señal de mi pacto. Sara te va a dar un hijo

    Lectura del libro del Génesis 17, 1. 9-10. 15-22

    Cuando Abrán tenía noventa y nueve años, se le apareció el Señor y le dijo: —Yo
    soy el Dios Saday.
    Camina en mi presencia, con lealtad.
    El Señor añadió a Abrahán: —Tú guarda mi pacto, que hago contigo y tus
    descendientes por generaciones.
    Este es el pacto que hago con vosotros y con tus descendientes y que habéis de
    guardar: circuncidad a todos vuestros varones.
    El Señor dijo a Abrahán: —Saray, tu mujer, ya no se llamará Saray, sino que se
    llamará Sara.
    La bendeciré y te dará un hijo y lo bendeciré; de ella nacerán pueblos y reyes de
    naciones.
    Abrahán cayó rostro en tierra y se dijo sonriendo: — ¿Un centenario va a tener un
    hijo, y Sara va a dar a luz a los noventa?
    Y Abrahán dijo a Dios: —Me contento con que conserves sano a Ismael en tu
    presencia.
    Dios replicó: —No, es Sara quien te va a dar un hijo; lo llamarás Isaac; con él
    estableceré mi pacto y con sus descendientes, un pacto perpetuo.
    En cuanto a Ismael, escucho tu petición: lo bendeciré, lo haré fecundo, lo haré crecer
    en extremo, engendrará doce príncipes y se hará un pueblo numeroso.
    Pero mi pacto lo establezco con Isaac, el hijo que te dará Sara, el año que viene por
    estas fechas.
    Cuando el Señor terminó de hablar con Abrahán, se retiró.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 127, 1-2. 3. 4-5

    V/. Esta es la bendición del hombre que teme al Señor
    R/. Esta es la bendición del hombre que teme al Señor.
    V/. ¡Dichoso el que teme al Señor,
    y sigue sus caminos !
    Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien.
    V/. Tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa;
    tus hijos como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa.
    V/. Esta es la bendición del hombre que teme al Señor.
    Que el Señor te bendiga desde Sión, que veas la prosperidad de Jerusalén, todos los
    días de tu vida.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Si quieres, puedes limpiarme

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 8, 1-4

    En aquel tiempo, al bajar Jesús del monte, lo siguió mucha gente.
    En esto, se le acercó un leproso, se arrodilló y le dijo: .
    ─Señor, si quieres, puedes limpiarme.
    Extendió la mano y lo tocó diciendo: ¡Quiero, queda limpio ! Y enseguida quedó
    limpio de la lepra.
    Jesús le dijo: No se lo digas a nadie, pero para que conste, ve a presentarte al
    sacerdote y entrega la ofrenda que mandó Moisés.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z