Iniciar Sesión

MISA MARTES DE LA DÉCIMO SÉPTIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Martes, 2013-07-30 lo siguiente:

  • San Pedro Crisólogo, obispo y doctor de la Iglesia 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Ef 3, 8-12

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo Responsorial Sal 118, 9. 10. 11. 12. 13. 14

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lc 6, 43-45

    Notas

  • MARTES DE LA DÉCIMO SÉPTIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2013:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El Señor hablaba con Moisés cara a cara

    Lectura del libro del Éxodo 33, 7-11; 34, 5b-9. 28

    En aquellos días, Moisés levantó la tienda de Dios y la plantó fuera a distancia del
    campamento y la llamó «Tienda del encuentro». El que tenía que visitar al Señor,
    salía fuera del campamento y se dirigía a la tienda del encuentro.
    Cuando Moisés salía en dirección a la tienda, todo el pueblo se levantaba y
    esperaba a la entrada de sus tiendas, mirando a Moisés hasta que éste entraba en
    la tienda; en cuanto él entraba, la columna de nube bajaba y se quedaba a la
    entrada de la tienda, mientras él hablaba con el Señor, y el Señor hablaba con
    Moisés.
    Cuando el pueblo veía la columna de nube a la puerta de la tienda, se levantaba y
    se prosternaba cada uno a la entrada de su tienda.
    El Señor hablaba con Moisés cara a cara, como habla un hombre con un amigo.
    Después él volvía al campamento, mientras Josué, hijo de Nun, su joven ayudante,
    no se apartaba de la tienda.
    Y Moisés pronunció el nombre del Señor.
    El Señor pasó ante él proclamando: —Señor, Señor, Dios compasivo y
    misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad. Misericordioso hasta la
    milésima generación, que perdona culpa, delito y pecado, pero no deja impune y
    castiga la culpa de los padres en los hijos y nietos, hasta la tercera y cuarta
    generación.
    Moisés al momento se inclinó y se echó por tierra.
    Y le dijo: ─Si he obtenido tu favor, que mi Señor vaya con nosotros, aunque es un
    pueblo de cerviz dura; perdona nuestras culpas y pecados y tómanos como
    heredad tuya.
    Moisés estuvo allí con el Señor cuarenta días con sus noches: no comió pan ni bebió
    agua; y escribió en las tablas las cláusulas del pacto, los diez mandamientos.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 102, 6-7. 8-9. 10-11. 12-13

    V/. El Señor es compasivo y misericordioso.
    R/. El Señor es compasivo y misericordioso.
    V/. El Señor hace justicia y defiende a todos los oprimidos; enseñó sus caminos a
    Moisés y sus hazañas a los hijos de Israel. R/.
    V/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia; no
    está siempre acusando, ni guarda rencor perpetuo. R/.
    No nos trata como merecen nuestros pecados, ni nos paga según nuestras
    culpas; como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus
    pieles. R/.
    V/. Como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos; como
    un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 13, 36-43

    En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa.
    Los discípulos se le acercaron a decirle: Acláranos la parábola de la cizaña en el
    campo.
    El les contestó: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es
    el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los
    partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el
    fin del tiempo, y los segadores los ángeles.
    Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del
    Hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y
    malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de
    dientes.
    Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre.
    El que tenga oídos, que oiga.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z