Iniciar Sesión

MISA DÉCIMO OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2011

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Domingo, 2011-07-31 lo siguiente:

  • San Ignacio de Loyola, presbítero, Memoria 2011:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Hacedlo todo para gloria de Dios

    Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 10, 31 - 11, 1

    Hermanos: Cuando comáis o bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios. No deis motivo de escándalo a los judíos, ni a los griegos, ni a la Iglesia de Dios, como yo, por mi parte, procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de la mayoría, para que se salven. Seguid mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9. 10-11 (R.: 9a)

    R. Gustad y ved qué bueno es el Señor.
    Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma
    se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren. R.
    Proclamad conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre. Yo
    consulté al Señor, y me respondió, me libró de todas mis ansias. R.
    Contempladlo, y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará. Si el
    afligido invoca al Señor, él lo escucha y lo salva de sus angustias. R.
    El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege. Gustad y ved qué
    bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a él. R.
    Todos sus santos, temed al Señor, porque nada les falta a los que le temen; los ricos
    empobrecen y pasan hambre, los que buscan al Señor no carecen de nada. R.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lc 14, 25-33

    Notas

  • DÉCIMO OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2011:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Daos prisa y comed

    Lectura del libro de Isaías 55, 1-3

    Esto dice el Señor:
    Oíd, sedientos todos, acudid por agua también los que no tenéis dinero:
    Venid, comprad trigo; comed sin pagar vino y leche de balde.
    ¿Por qué gastáis dinero en lo que no alimenta? ¿Y el salario en lo que no da hartura?
    Escuchadme atentos y comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos.
    Inclinad el oído, venid a mí: escuchadme y viviréis.
    Sellaré con vosotros alianza perpetua, la promesa que aseguré a David.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 144, 8-9. 15-16. 17-18

    V/. Abres tú la mano, Señor, y nos sacias de favores.
    R/. Abres tú la mano, Señor, y nos sacias de favores.
    V/. El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es
    bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas. Abres tú la mano, Señor, y nos sacias
    de favores.
    V/. Los ojos de todos te están aguardando, tú les das la comida a su tiempo; abres tú la
    mano, y sacias de favores a todo viviente.
    R/. Abres tú la mano, Señor, y nos sacias de favores.
    V/. El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones; cerca
    está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente.
    R/. Abres tú la mano, Señor, y nos sacias de favores.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Ninguna criatura podrá apartarnos del amor de Dios, manifestado en Cristo

    Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 8, 35. 37-39

    Hermanos :
    ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la
    persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro ?, ¿la espada ?
    Pero en todo esto vencemos fácilmente por Aquél que nos ha amado. Pues estoy
    convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni
    potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios
    manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Comieron todos hasta quedar satisfechos

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 14, 13-21

    En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se marchó de allí
    en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los
    pueblos.
    Al desembarcar vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo
    tarde, se acercaron los discípulos a decirle:
    —Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las
    aldeas y se compren de comer.
    Jesús les replicó:
    —No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.
    Ellos le replicaron:
    —Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.
    Les dijo:
    —Traédmelos.
    Mandó a la gente que se recostara en la hierba y tomando los cinco panes y los dos
    peces alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los
    discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos
    y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar
    mujeres y niños.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z