Iniciar Sesión

MISA DÉCIMO OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Domingo, 2013-08-04 lo siguiente:

  • San Juan María Vianney, presbítero, Memoria 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Te he puesto de atalaya en la casa de Israel

    Lectura de la profecía de Ezequiel 3, 16-21

    En aquellos días, me vino esta palabra del Señor: -«Hijo de Adán, te he puesto de atalaya en la casa de Israel. Cuando escuches una palabra de mi boca, les darás la alarma de mi parte. Si yo digo al malvado que es reo de muerte, y tú no le das la alarma -es decir, no hablas, poniendo en guardia al malvado, para que cambie su mala conducta y conserve la vida-, entonces el malvado morirá por su culpa; y, a ti, te pediré cuenta de su sangre. Pero, si tú pones en guardia al malvado, y no se convierte de su maldad y de su mala conducta, entonces él morirá por su culpa, pero tú habrás salvado la vida. Y, si el justo se aparta de su justicia y comete maldades, pondré un tropiezo delante de él, y morirá; por no haberle puesto en guardia, él morirá por su pecado, y no se tendrán en cuenta las obras justas que hizo; pero, a ti, te pediré cuenta de su sangre. Si tú, por el contrario, pones en guardia al justo para que no peque, y en efecto no peca, ciertamente conservará la vida, por haber estado alerta; y tú habrás salvado la vida.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 116, 1. 2 (R.: Mc 16, 15)

    R. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio. (O bien: Aleluya.)
    Alabad al Señor, todas las naciones,
    aclamadlo, todos los pueblos. R.
    Firme es su misericordia con nosotros,
    su fidelidad dura por siempre. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Lc 4, 18

    El Señor me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los
    cautivos la libertad.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Al ver a las gentes, se compadecía de ellas

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 9, 35-10, 1

    En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas qué no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: -«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.» Y llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia.

    Notas

  • DÉCIMO OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2013:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    ¿Qué saca el hombre de todos los trabajos?

    Lectura del libro del Eclesiastés 1, 2; 2, 21-23

    ¡Vanidad de vanidades, dice Qohelet; vanidad de vanidades, todo es vanidad! Hay
    quien trabaja con sabiduría,
    ciencia y acierto,
    y tiene que dejarle su porción a uno que no ha trabajado.
    También esto es vanidad y grave desgracia.
    Entonces, ¿qué saca el hombre de todos los trabajos y preocupaciones que lo fatigan
    bajo el sol?
    De día su tarea es sufrir y penar, de noche no descansa su mente.
    También esto es vanidad.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 89, 3-4. 5-6. 12-13. 14 y 17 (R.: 1)

    R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
    Tú reduces el hombre a polvo, diciendo: «Retornad, hijos de Adán.» Mil años en tu
    presencia son un ayer, que pasó; una vela nocturna. R.
    Los siembras año por año, como hierba que se renueva: que florece y se renueva
    por la mañana, y por la tarde la siegan y se seca. R.
    Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato.
    Vuélvete, Señor, ¿hasta cuando? Ten compasión de tus siervos. R.
    Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
    Baje a nosotros la bondad del Señor y haga prósperas las obras de nuestras manos.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo

    Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 1-5. 9-11

    Hermanos:
    Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está
    Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la
    tierra.
    Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando
    aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente
    con él, en gloria.
    En consecuencia, dad muerte a todo lo terreno que hay en vosotros: la fornicación,
    la impureza, la pasión, la codicia y la avaricia, que es una idolatría.
    No sigáis engañándoos unos a otros.
    Despojaos del hombre viejo, con sus obras, y revestíos del nuevo, que se va
    renovando como imagen de su Creador, hasta llegar a conocerlo.
    En este orden nuevo no hay distinción entre judíos y gentiles, circuncisos e
    incircuncisos, bárbaros y escitas, esclavos y libres, porque Cristo es la síntesis de
    todo y está en todos.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Mt 5, 3

    Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Lo que has acumulado, ¿de quién será?

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 12, 13-21

    En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús:
    —«Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.» Él le contestó:
    —«Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?» Y dijo a la
    gente:
    —«Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su
    vida no depende de sus bienes.»
    Y les propuso una parábola:
    —«Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: “¿Que haré?
    No tengo donde almacenar la cosecha."
    Y se dijo:
    "Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y
    almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí
    mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe
    y date buena vida."
    Pero Dios le dijo:
    "Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?"
    Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.»

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z