Iniciar Sesión

MISA MARTES DE LA SÉPTIMA SEMANA DE PASCUA 2013

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Martes, 2013-05-14 lo siguiente:

  • SAN MATÍAS, APÓSTOL, Fiesta 2013:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Echaron suertes, le tocó a Matías, y lo asociaron a los once apóstoles

    Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 1, 15-17. 20-26

    Uno de aquellos días, Pedro se puso en pie en medio de los hermanos y dijo (había reunidas unas ciento veinte personas): -«Hermanos, tenía que cumplirse lo que el Espíritu Santo, por boca de David, había predicho, en la Escritura, acerca de Judas, que hizo de guía a los que arrestaron a Jesús. Era uno de nuestro grupo y compartía el mismo ministerio. En el libro de los Salmos está escrito: “Que su morada quede desierta, y que nadie habite en ella”, y también: “Que su cargo lo ocupe otro.” Hace falta, por tanto, que uno se asocie a nosotros como testigo de la resurrección de Jesús, uno de los que nos acompañaron mientras convivió con nosotros el Señor Jesús, desde que Juan bautizaba, hasta el día de su ascensión.» Propusieron dos nombres: José, apellidado Barsabá, de sobrenombre Justo, y Matías. Y rezaron así: -«Señor, tú penetras el corazón de todos; muéstranos a cual de los dos has elegido para que, en este ministerio apostólico, ocupe el puesto que dejó Judas para marcharse al suyo propio.» Echaron suertes, le tocó a Matías, y lo asociaron a los once apóstoles.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 112, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8 (R.: cf. 8)

    R. El Señor lo sentó con los príncipes de su pueblo (O bien: Aleluya).
    Alabad, siervos del Señor, alabad el nombre del Señor. Bendito sea el nombre del
    Señor, ahora y por siempre. R.
    De la salida del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor. El Señor se
    eleva sobre todos los pueblos, su gloria sobre los cielos. R.
    ¿Quién como el Señor, Dios nuestro, que se eleva en su trono y se abaja para mirar
    al cielo y a la tierra? R.
    Levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para sentarlo con los
    príncipes, los príncipes de su pueblo. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Cf. Jn 15, 16

    Yo os he elegido del mundo, para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure -dice el Señor-.

    EVANGELIO DE LA MISA

    No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido

    Lectura del santo evangelio según san Juan 15, 9-17

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que roe habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»

  • MARTES DE LA SÉPTIMA SEMANA DE PASCUA 2013:

    Tiempo de Pascua.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Completo mi carrera, y cumplo el encargo que me dio el Señor Jesús

    Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 20, 17-27

    En aquellos días, desde Mileto, mandó Pablo llamar a los presbíteros de la Iglesia de
    Éfeso. Cuando se presentaron, les dijo:
    —«Vosotros sabéis que todo el tiempo que he estado aquí, desde el día que por
    primera vez puse pie en Asia, he servido al Señor con toda humildad, en las penas y
    pruebas que me han procurado las maquinaciones de los judíos.
    Sabéis que no he ahorrado medio alguno, que os he predicado y enseñado en
    público y en privado, insistiendo a judíos y griegos a que se conviertan a Dios y
    crean en nuestro Señor Jesús.
    Y ahora me dirijo a Jerusalén, forzado por el Espíritu.
    No sé lo que me espera allí, sólo sé que el Espíritu Santo, de ciudad en ciudad, me
    asegura que me aguardan cárceles y luchas. Pero a mí no me importa la vida; lo que
    me importa es completar mi carrera, y cumplir el encargo que me dio el Señor Jesús:
    ser testigo del Evangelio, que es la gracia de Dios.
    He pasado por aquí predicando el reino, y ahora sé que ninguno de vosotros me
    volverá a ver. Por eso declaro hoy que no soy responsable de la suerte de nadie:
    nunca me he reservado nada; os he anunciado enteramente el plan de Dios.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 67, 10-11. 20-21 (R/.: 33a)

    R/. Reyes de la tierra, cantad a Dios (o bien: Aleluya).
    Derramaste en tu heredad, oh Dios, una lluvia copiosa, aliviaste la tierra extenuada;
    y tu rebaño habitó en la tierra que tu bondad, oh Dios, preparó para los pobres. R/.
    Bendito el Señor cada día, Dios lleva nuestras cargas, es nuestra salvación. Nuestro
    Dios es un Dios que salva, el Señor Dios nos hace escapar de la muerte. R/.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Jn 14, 16

    Le pediré al Padre que os dé otro Defensor, que esté siempre con vosotros.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Padre, glorifica a tu Hijo

    Lectura del santo evangelio según san Juan 17, 1-11a

    En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo:
    —«Padre, ha llegado la hora, glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique y, por
    el poder que tú le has dado sobre toda carne, dé la vida eterna a los que le confiaste.
    Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado,
    Jesucristo.
    Yo te he glorificado sobre la tierra, he coronado la obra que me encomendaste.
    Y ahora, Padre, glorifícame cerca de ti, con la gloria que yo tenía cerca de ti, antes
    que el mundo existiese.
    He manifestado tu nombre
    a los hombres que me diste de en medio del mundo.
    Tuyos eran, y tú me los diste, y ellos han guardado tu palabra.
    Ahora han conocido que todo lo que me diste procede de ti, porque yo les he
    comunicado las palabras que tú me diste, y ellos las han recibido, y han conocido
    verdaderamente que yo salí de ti, y han creído que tú me has enviado.
    Te ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por éstos que tú me diste, y son
    tuyos.
    Sí, todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y en ellos he sido glorificado.
    Ya no voy a estar en el mundo, pero ellos están en el mundo, mientras yo voy a ti.»

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z