Iniciar Sesión

MISA LUNES DE LA CUARTA SEMANA DE CUARESMA 2012

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Lunes, 2012-03-19 lo siguiente:

  • SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA VIRGEN MARÍA, Solemnidad 2012:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

    Lectura del segundo libro de Samuel 7, 4-5a. 12-14a. 16

    En aquellos días, recibió Natán la siguiente palabra del Señor: -«Ve y dile a mi siervo David: “Esto dice el Señor: Cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré su realeza. Él construirá una casa para mi nombre, y yo consolidaré el trono de su realeza para siempre. Yo seré para él padre, y él será para mí hijo. Tu casa y tu reino durarán por siempre en mi presencia; tu trono permanecerá por siempre.”»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 88, 2-3. 4-5. 27 y 29 (R.: 37)

    R. Su linaje será perpetuo.
    Cantaré eternamente las misericordias del Señor, anunciaré tu fidelidad por todas
    las edades. Porque dije: «Tu misericordia es un edificio eterno, más que el cielo has
    afianzado tu fidelidad.» R.
    Sellé una alianza con mi elegido, jurando a David, mi siervo: «Te fundaré un linaje
    perpetuo, edificaré tu trono para todas las edades.» R.
    É1 me invocará: «Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora.» Le mantendré
    eternamente mi favor, y mi alianza con él será estable. R.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    Apoyado en la esperanza, creyó, contra toda esperanza

    Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos

    4, 13. 16-18. 22 Hermanos: No fue la observancia de la Ley, sino la justificación obtenido por la fe, la que obtuvo para Abrahán y su descendencia la promesa de heredar el mundo. Por eso, como todo depende de la fe, todo es gracia; así, la promesa está asegurada para toda la descendencia, no solamente para la descendencia legal, sino también para la que nace de la fe de Abrahán, que es padre de todos nosotros. Así, dice la Escritura: «Te hago padre de muchos pueblos.» Al encontrarse con el Dios que da vida a los muertos y llama a la existencia lo que no existe, Abrahán creyó. Apoyado en la esperanza, creyó, contra toda esperanza, que llegaría a ser padre de muchas naciones, según lo que se le había dicho: «Así será tu descendencia.» Por lo cual le valió la justificación.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya y versículo antes del evangelio Sal 83, 5

    Dichosos los que viven en tu casa, Señor, alabándote siempre.

    EVANGELIO DE LA MISA

    José hizo lo que le había mandado el ángel del Señor

    Lectura del santo evangelio según san Mateo 1, 16. 18-21. 24a

    Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
    El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
    María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
    José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
    -«José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
    Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor.
    Palabra del Señor.

  • LUNES DE LA CUARTA SEMANA DE CUARESMA 2012:

    Tiempo de Cuaresma.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Ya no se oirán gemidos ni llantos

    Lectura del libro de Isaías 65, 17-21

    Así dice el Señor: «Mirad: yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva: de lo
    pasado no habrá recuerdo ni vendrá pensamiento, sino que habrá gozo y alegría
    perpetua por lo que voy a crear. Mirad: voy a transformar a Jerusalén en alegría, y a
    su pueblo en gozo; me alegraré de Jerusalén y me gozaré de mi pueblo, y ya no se
    oirán en ella
    gemidos ni llantos;
    ya no habrá allí niños malogrados ni adultos que no colmen sus años,
    pues será joven el que muera a los cien años, y el que no los alcance se tendrá por
    maldito.
    Construirán casas y las habitaran, plantarán viñas y comerán sus frutos.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 29, 2 y 4. 5-6. 11-12a y 13b (R/.: 2a)

    R/. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.
    Te ensalzaré, Señor, porque me has librado y no has dejado que mis enemigos se
    rían de mi. Señor, sacaste mi vida del abismo, me hiciste revivir cuando bajaba a la
    fosa. R/.
    Tañed para el Señor, fieles suyos, dad gracias a su nombre santo; su cólera dura un
    instante; su bondad, de por vida; al atardecer nos visita el llanto; por la mañana, el
    júbilo. R/.
    Escucha, Señor, y ten piedad de mí; Señor, socórreme. Cambiaste mi luto en danzas.
    Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre. R/.
    Versículo antes del evangelio Am 5, 14
    Buscad el bien y no el mal, y viviréis, y así estará con vosotros el Señor.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Anda, tu hijo está curado

    Lectura del santo evangelio según san Juan 4, 43-54

    En aquel tiempo, salió Jesús de Samaria para Galilea. Jesús mismo habla hecho esta
    afirmación:
    «Un profeta no es estimado en su propia patria.»
    Cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron bien, porque hablan visto todo lo
    que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos hablan ido a la
    fiesta.
    Fue Jesús otra vez a Cana de Galilea, donde habla convertido el agua en vino.
    Habla un funcionario real que tenía un hijo enfermo en Cafarnaún. Oyendo que
    Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verle, y le pedía que bajase a curar a su
    hijo que estaba muriéndose.
    Jesús le dijo:
    —«Como no veáis signos y prodigios, no creéis.»
    El funcionario insiste:
    —«Señor, baja antes de que se muera mi niño.»
    Jesús le contesta:
    —«Anda, tu hijo está curado.»
    El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Iba ya bajando, cuando
    sus criados vinieron a su encuentro diciéndole que su hijo estaba curado. Él les
    preguntó a qué hora había empezado la mejoría. Y le contestaron:
    —«Hoy a la una lo dejó la fiebre.»
    El padre cayó en la cuenta de que ésa era la hora cuando Jesús le había dicho: «Tu
    hijo está curado.» Y creyó él con toda su familia.
    Este segundo signo lo hizo Jesús al llegar de Judea a Galilea.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z