Iniciar Sesión

MISA DÉCIMO SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2012

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Domingo, 2012-07-22 lo siguiente:

  • Santa María Magdalena, Memoria 2012:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Encontré al amor de mi alma

    Lectura del libro del Cantar de los cantares 3, 1-4a

    Así dice la esposa:
    «En mi cama, por la noche, buscaba al amor de mi alma: lo busqué y no lo encontré.
    Me levanté y recorrí la ciudad por las calles y las plazas, buscando al amor de mi alma; lo busqué y no lo encontré.
    Me han encontrado los guardias que rondan por la ciudad:
    -”¿Visteis al amor de mi alma?”
    Pero, apenas los pasé, encontré al amor de mi alma.»
    Palabra de Dios.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 62, 2. 3-4. 5-6. 8-9 (R.: 2b)

    R. Mi alma está sedienta de ti, mi Dios.
    Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti;
    mi carne tiene ansia de ti, como tierra reseca, agostada, sin agua. R.
    ¡Cómo te contemplaba en el santuario viendo tu fuerza y tu gloria! Tu gracia vale
    más que la vida, te alabaran mis labios. R.
    Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote. Me saciaré como de
    enjundia y de manteca, y mis labios te alabaran jubilosos. R.
    Porque fuiste mi auxilio, y a la sombra de tus alas canto con júbilo; mi alma está
    unida a ti, y tu diestra me sostiene. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya

    «¿Qué has visto de camino, María, en la mañana?» «A mi Señor glorioso, la tumba
    abandonada, los ángeles testigos, sudarios y mortaja.»

    EVANGELIO DE LA MISA

    Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quien bascas?

    Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 1. 11-18

    El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomo al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntan: -«Mujer, ¿por que lloras?» Ella les contesta: -«Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.» Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: -«Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?» Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: -«Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré.» Jesús le dice: -« ¡María! » Ella se vuelve y le dice: -«¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!» Jesús le dice: -«Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro.”» María Magdalena fue y anunció a los discípulos: -«He visto al Señor y ha dicho esto.»

  • DÉCIMO SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 2012:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Reuniré el resto de mis ovejas y les pondré pastores

    Lectura del libro de Jeremías 23, 1-6

    Ay de los pastores que dispersan
    y dejan perecer las ovejas de mi rebaño
    —oráculo del Señor—.
    Por eso, así dice el Señor, Dios de Israel:
    —«A los pastores que pastorean a mi pueblo:
    Vosotros dispersasteis mis ovejas, las expulsasteis, no las guardasteis; pues yo
    os tomaré cuentas, por la maldad de vuestras acciones
    —oráculo del Señor—. Yo mismo reuniré el resto de mis ovejas de todos los
    países adonde las expulsé, y las volveré a traer a sus dehesas, para que crezcan y se
    multipliquen. Les pondré pastores que las pastoreen; ya no temerán ni se
    espantarán, y ninguna se perderá
    —oráculo del Señor—.
    Mirad que llegan días
    —oráculo del Señor— en que suscitaré a David un vástago legítimo: reinará
    como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra. En sus días se salvará Judá,
    Israel habitará seguro.
    Y lo llamarán con este nombre: El-Señor-nuestra-justicia.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6

    R/. El Señor es mi pastor, nada me falta.
    El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar; me
    conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.
    Me guiará por el sendero justo, por el honor de su nombre. Aunque camine por
    cebadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me
    sosiegan.
    Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con
    perfume, y mi copa rebosa.
    Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los dias de mi vida, y
    habitaré en la casa del Señor por años sin término.

    SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

    É1 es nuestra paz, él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa

    Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 2, 13-18

    Hermanos:
    Ahora estáis en Cristo Jesús.
    Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos.
    Él es nuestra paz.
    É1 ha hecho de los dos pueblos una sola cosa, derribando con su carne el muro
    que los separaba: el odio.
    É1 ha abolido la Ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para
    crear con los dos, en él, un solo hombre nuevo.
    Reconcilió con Dios a los dos pueblos, uniéndolos en un solo cuerpo mediante la
    cruz, dando muerte, en él, al odio.
    Vino y trajo la noticia de la paz: paz a vosotros, los de lejos; paz también a los de
    cerca.
    Así, unos y otros, podemos acercarnos al Padre con un mismo Espíritu.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Jn 10, 27

    Mis ovejas escuchan mi voz
    —dice el Señor—,
    y yo las conozco, y ellas me siguen.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Andaban como ovejas sin pastor

    Lectura del santo evangelio según san Marcos 6, 30-34

    En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo
    lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo:
    —«Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco.»
    Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para
    comer.
    Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado.
    Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas
    fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. AL desembarcar, Jesús
    vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y
    se puso a enseñarles con calma.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z