Iniciar Sesión

MISA MIÉRCOLES DE LA VIGÉSIMA SEXTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2012

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Miércoles, 2012-10-03 lo siguiente:

  • San Francisco de Borja, presbítero 2012:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Lo que para mi era ganancia lo consideré pérdida comparado con Cristo

    Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 3, 7-14

    Hermanos: Todo lo que para mí era ganancia lo consideré pérdida comparado con Cristo; más aún, todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo perdí todo, y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo y existir en él, no con una justicia mía, la de la Ley, sino con la que viene de la fe de Cristo, la justicia que viene de Dios y se apoya en la fe. Para conocerlo a él, y la fuerza de su resurrección, y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, para llegar un día a la resurrección de entre los muertos. No es que ya haya conseguido el premio, o que ya esté en la meta: yo sigo corriendo a ver si lo obtengo, pues Cristo Jesús lo obtuvo para mí. Hermanos, yo no pienso haber conseguido el premio. Sólo busco una cosa: olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, para ganar el premio, al que Dios desde arriba llama en Cristo Jesús.

    SALMO RESPONSORIAL

    SALMO RESPONSORIAL Sal 39, 2 y 4ab. 7. 8-9. 10 (R.: 8a y 9a)

    R. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
    Yo esperaba con ansia al Señor; él se inclinó y escuchó mi grito; me puso en la boca
    un cántico nuevo, un himno a nuestro Dios. R.
    Tu no quieres sacrificios ni ofrendas, y, en cambio, me abriste el oído; no pides
    sacrificio expiatorio. R.
    Entonces yo digo: «Aquí estoy -como está escrito en mi libro- para hacer tu
    voluntad.» Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en las entrañas. R
    He proclamado tu salvación ante la gran asamblea; no he cerrado los labios; Señor,
    tú lo sabes. R.

    Aclamación del Evangelio

    Aleluya Mt 23, 9b. 10b

    Uno solo es vuestro Padre, el del cielo, y uno solo es vuestro consejero, Cristo.

    EVANGELIO DE LA MISA

    El publicano bajó a su casa justificado, y el fariseo no

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 18, 9-14

    En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: -«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: “¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.” El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador.” Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

    Notas

  • MIÉRCOLES DE LA VIGÉSIMA SEXTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2012:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El hombre no es justo frente a Dios

    Lectura del libro de Job 9, 1-12. 14-16

    Respondió Job a sus amigos: Sé muy bien que es así: que el hombre no es justo
    frente a Dios.
    Si Dios se digna pleitear con él, él no podrá rebatirle de mil razones una.
    ¿Quién, fuerte o sabio, le resiste y queda ileso? El desplaza las montañas sin que se
    advierta y las vuelca con su cólera; estremece la tierra en sus cimientos, y sus
    columnas retiemblan; manda al sol que no brille y guarda bajo sello las estrellas;
    él solo despliega los cielos y camina sobre la espalda del mar; creó la Osa y Orión,
    las Pléyades y las Cámaras del Sur; hace prodigios insondables, maravillas sin
    cuento.
    Si cruza junto a mí, no puedo verlo, pasa rozándome y no lo siento; si coge una
    presa, ¿quién se la quitará? ¿quién le reclamará: «qué estás haciendo» ? Cuánto
    menos podré yo replicarle o escoger argumentos contra él.
    Aunque tuviera razón, no recibiría respuesta, tendría que suplicar a mi adversario;
    aunque lo citara y me respondiera, no creo que me hiciera caso.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 87, 10bc-11. 12-13. 14-15.

    V/. Llegue, Señor, hasta ti mi súplica.
    R/. Llegue, Señor, hasta ti mi súplica.
    V/. Todo el día te estoy invocando, tendiendo las manos hacia ti.
    ¿Harás tú maravillas por los muertos? ¿Se alzarán las sombras para darte gracias?
    ¿Se anuncia en el sepulcro tu misericordia, o tu fidelidad en el reino de la
    muerte? ¿Se conocen tus maravillas en la tiniebla, o tu justicia en el país del
    olvido? . R/.
    V/. Pero yo te pido auxilio, por la mañana irá a tu encuentro mi súplica.
    ¿Por qué, Señor, me rechazas y me escondes tu rostro? . R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Te seguiré a donde vayas

    Lectura del santo Evangelio según San Lucas 9, 57-62

    En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno: Te
    seguiré a donde vayas. Jesús le respondió: Las zorras tienen madriguera y los
    pájaros, nido pero el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza.
    A otro le dijo: Sígueme.
    El respondió: Déjame primero ir a enterrar a mi padre.
    Le contestó: Deja que los muertos entierren a sus muertos, tú vete a anunciar el
    Reino de Dios.
    Otro le dijo: Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.
    Jesús le contestó: El que echa mano al arado y sigue mirando atrás, no vale para el
    Reino de Dios.

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z