Iniciar Sesión

MISA JUEVES DESPUÉS DE CENIZA 2012

Puedes instalar nuestro plugin del ciclo litúrgico en tu sitio de Blogger, Wordpress y Joomla.

La Iglesia Católica Romana, de acuerdo con el Calendario General Romano, celebra en Jueves, 2012-02-23 lo siguiente:

  • San Policarpo, obispo y mártir, Memoria 2012:

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Conozco tus apuros y tu pobreza

    Lectura del libro del Apocalipsis 2, 8-11

    Yo, Juan, oí como el Señor me decía: «Al ángel de la Iglesia de Esmirna escribe así: “Esto dice el que es el primero y el último, el que estuvo muerto y volvió a la vida: Conozco tus apuros y tu pobreza, y, sin embargo, eres rico; conozco también cómo te calumnien esos que se llaman judíos y no son más que sinagoga de Satanás. No temas nada de lo que vas a sufrir, porque el diablo va a meter a algunos de vosotros en la cárcel para poneros a prueba; tus apuros durarán diez días. Sé fiel hasta la muerte, y te daré la corona de la vida, Quien tenga oídos, oiga lo que dice el Espíritu a las Iglesias. El que salga vencedor no será víctima de la muerte segunda.”»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 30, 3cd-4. 6 y 8ab. 16bc-17 (R.: 6a)

    R. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.
    Sé la roca de mi refugio, un baluarte donde me salve, tú que eres mi roca y mi
    baluarte; por tu nombre dirígeme y guíame. R.
    A tus manos encomiendo mi espíritu: tú, el Dios leal, me librarás. Tu misericordia
    sea mi gozo y mi alegría. Te has fijado en mi aflicción. R.
    Líbrame de los enemigos que me persiguen; haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
    sálvame por tu misericordia. R.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Jn 15, 18-21

    Notas

  • JUEVES DESPUÉS DE CENIZA 2012:

    Tiempo de Cuaresma.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Hoy te pongo delante bendición y maldición

    Lectura del libro del Deuteronomio 30, 15-20

    Moisés habló al pueblo, diciendo:
    —«Mira: hoy te pongo delante la vida y el bien,
    la muerte y el mal.
    Si obedeces los mandatos del Señor, tu Dios,
    que yo te promulgo hoy,
    amando al Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos,
    guardando sus preceptos, mandatos y decretos, vivirás y crecerás;
    el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para conquistarla.
    Pero, si tu corazón se aparta y no obedeces, si te dejas arrastrar y te prosternas
    dando culto a dioses extranjeros, yo te anuncio hoy que morirás sin remedio, que,
    después de pasar el Jordán y de entrar en la tierra para tomarla en posesión, no
    vivirás muchos años en ella.
    Hoy cito como testigos contra vosotros al cielo y a la tierra; te pongo delante vida y
    muerte, bendición y maldición. Elige la vida, y viviréis tú y tu descendencia,
    amando al Señor tu Dios, escuchando su voz, pegándote a él, pues él es tu vida y
    tus muchos años en la tierra que había prometido dar a tus padres Abrahán, Isaac y
    Jacob.»

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Sal 1, 1-2. 3. 4 y 6 (R/.: Sal 39, 5a)

    R. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.
    Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la senda de
    los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos; sino que su gozo es la ley del
    Señor, y medita su ley día y noche. R.
    Será como un árbol plantado al borde de la acequia: da fruto en su sazón y no se
    marchitan sus hojas; y cuanto emprende tiene buen fin. P<.
    No así los impíos, no así; serán paja que arrebata el viento. Porque el Señor protege
    el camino de los justos, pero el camino de los impíos acaba mal. R.
    Versículo antes del evangelio Mt 4, 17
    Convertíos —dice el Señor—, porque está cerca el reino de los cielos.

    EVANGELIO DE LA MISA

    El que pierda su vida por mi causa la salvará

    Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 22-25

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
    —«El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos,
    sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»
    Y, dirigiéndose a todos, dijo:
    —«El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y
    se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda
    su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se
    pierde o se perjudica a sí mismo?»

Contenido actualizado el 2012-01-10T00:00:00Z